GENERAL/

Para ciclistas con desequilibrios musculares en las piernas: tres ejercicios para corregirlo

Las diferencias de rendimiento entre ambas extremidades son un problema bien conocido por muchos deportistas. Estos desequilibrios musculares (por ejemplo entre pierna izquierda y derecha o entre brazo izquierdo y derecho) se originan por distintos factores, aunque generalmente se deben (salvo una disfunción física grave) a una lesión previa o a vicios de naturaleza postural que terminan produciendo un desequilibrio muscular fortaleciendo una extremidad más que la otra.

En TodoMountainBike: Para ciclistas con desequilibrios musculares en las piernas: tres ejercicios para corregirlo
Piernas fuertes y equilibradas con tres sencillos ejercicios.

Cómo corregir desequilibrios musculares

En los ciclistas, el problema más frecuente que suele encontrarse es que una de las piernas siempre responde mejor que la otra. Este desequilibrio puede comprobarse de forma real mediante un potenciómetro, observando que los vatios generados en un lado del pedalier son superiores a los del otro lado. ¿Cómo se puede corregir o prevenir esto? Entrenando de forma individual cada una de las piernas mediante una serie de ejercicios específicos que ayudan a igualar la fuerza y resistencia muscular de ambas extremidades.

El primer ejercicio consiste en realizar sesiones de rodillo o bicicleta estática utilizando pedaleando únicamente con una sola pierna. Se pueden realizar varias series alternando una pierna y otra a la misma intensidad o variando dicha intensidad de forma específica en función del grado de desequilibrio entre ambas extremidades, de forma que se pedalee a más intensidad con la pierna más débil y a menos intensidad con la pierna más fuerte con el objetivo de lograr un aumento de fuerza en la extremidad desequilibrada.

El segundo ejercicio para corregir un desequilibrio muscular es la extensión de piernas realizada a una sola pierna. Este ejercicio se puede realizar en un gimnasio con ayuda de las prensas adecuadas para ello o en casa, realizando sentadillas a una pierna con ayuda de una pared o de algún otro punto de apoyo como, por ejemplo, una simple silla. Igual que en el primer ejercicio, se trata de realizar varias series alternando una pierna y otra con las mismas repeticiones y peso (en el caso de que se haga uso de un peso extra), o variando las repeticiones o peso en función del grado de desequilibrio entre ambas extremidades de forma que se hagan más repeticiones o se cargue más peso con la pierna débil y menos repeticiones o peso con la pierna fuerte.

El tercer y último ejercicio que todo ciclista puede realizar para prevenir o corregir diferencias de rendimiento entre ambas piernas es la elevación de talones a una sola pierna, indicado para potenciar el rendimiento de los músculos gastrocnemios, más conocidos popularmente como músculos gemelos. Igual que sucede con la extensión de piernas, el ejercicio se puede realizar en un gimnasio con ayuda de las máquinas diseñadas para ello o en casa, realizando elevaciones de talón de forma individual con varias series alternando una pierna y otra. Como en los dos anteriores ejercicios, se puede variar la intensidad realizando más repeticiones o cargando más peso (o ambas cosas) con la pierna más débil y menos repeticiones o peso con la pierna más entrenada.