MECÁNICA/

Para ciclistas de todos los niveles: cómo ajustar el SAG de las suspensiones, paso a paso

El famoso SAG de las horquillas y amortiguadores presentes en las bicicletas de montaña es, básicamente, el recorrido (o hundimiento) de la suspensión cuando el peso del ciclista recae sobre ella. Aunque también intervienen otros factores, como la inercia, la velocidad o los distintos tipos de suspensiones y bicicletas del mercado, un SAG bien ajustado en función del peso del ciclista hace que el sistema de suspensión trabaje de forma eficiente manteniendo las ruedas de la bici pegadas a la superficie del terreno y minimizando la percepción de baches y demás obstáculos del suelo.

En TodoMountainBike: Para ciclistas de todos los niveles: cómo ajustar el SAG de las suspensiones, paso a paso
El ajuste correcto del SAG, esencial para que las suspensiones trabajen de forma eficiente.

El ajuste del SAG

Para ajustar correctamente el SAG de una suspensión, ya se trate de una horquilla o de un amortiguador, hay que seguir una serie de pasos muy sencillos de ejecutar. Un dato fundamental antes de ajustar el SAG de cualquier suspensión es conocer la carrera del amortiguador y la horquilla. En el caso de las horquillas, la carrera es el recorrido de éstas, generalmente de 100, 120, 140, 160, 170, 180 o 203 milímetros. En el caso de los amortiguadores, la carrera no es el recorrido de la suspensión, sino la distancia de compresión del émbolo.

Para conocer con exactitud la carrera de un amortiguador (también válido para horquillas), lo mejor es vaciar todo el aire y comprimir la suspensión hasta que haga tope, desplazando la junta de goma que normalmente traen todos los modelos de horquilla y amortiguador para realizar dicho ajuste. Una vez vaciado todo el aire, hay que volver a introducir presión hasta que la suspensión se extienda por completo y medir la distancia desde el cuerpo del amortiguador u horquilla hasta la junta de goma mencionada. La distancia resultante es la carrera real disponible de la suspensión.

Sabiendo la carrera real disponible de las suspensiones, los pasos a seguir para ajustar el SAG son los siguientes:

1. Colocar la junta de goma o brida: el primer paso es situar la junta de goma presente en la suspensión o, en caso de no haberla, una brida, junto al cuerpo del amortiguador o sobre las botellas de la horquilla. Esta junta o brida sirve como referencia para calcular la longitud de compresión de la suspensión cuando el ciclista se sube a la bicicleta.

2. Subirse a la bicicleta y apoyar el peso corporal con la junta de goma o brida lista para desplazarse, el segundo paso es subirse a la bicicleta y cargar todo el peso corporal sobre la misma, ya sea con ayuda de otra persona o apoyados contra una pared.

3. Bajarse de la bicicleta con cuidado: tras realizar correctamente el paso dos, llega el turno de bajarse de la bicicleta prestando especial atención a no forzar más la compresión de las suspensiones para evitar que la posición de la junta de goma o brida se desplace de su sitio.

4. Medir el hundimiento de la suspensión: generalmente, lo más recomendable es ajustar el SAG entre el 20% y el 30% de la carrera de la suspensión para conseguir un rendimiento óptimo. Para tener una suspensión firme, hay que elegir un ajuste de entre el 15% y el 20% de SAG, mientras que si se prefiere una suspensión más sensible, debe ser una medida cercana al 30%. A modo de ejemplo práctico: si una horquilla con 100 mm de recorrido se ha hundido 20 milímetros, tiene un SAG del 20%. Hay que quitar aire para aumentar el SAG o, por el contrario, meter más presión para reducirlo.

5. Repetir los cuatro primeros pasos: después de realizar los pasos anteriores y, tras medir la compresión de la suspensión y añadir o quitar aire según las necesidades de cada ciclista, hay que repetir todo el proceso hasta lograr ajustar a la perfección el SAG deseado. Una vez obtenido el porcentaje deseado de SAG, no está de más realizar un par de comprobaciones finales para verificar que la presión de las suspensiones se mantiene invariable.