GENERAL/ 26 de Enero, 2017

Cinco consejos para prevenir el adormecimiento de manos sobre una bicicleta de montaña

El adormecimiento de las manos cuando se rueda encima de una bicicleta es un problema muy común, en la mayoría de ocasiones provocado por un incorrecto apoyo sobre el manillar. El nervio ulnar, que transcurre desde el antebrazo hasta la mano, queda comprimido cuando se ve sometido a un exceso de presión, provocando el típico entumecimiento que todo ciclista que se precie ha sufrido alguna vez tras unos cuantos kilómetros de ruta. ¿Cómo se soluciona este problema?

En TodoMountainBike: Cinco consejos para prevenir el adormecimiento de manos sobre una bicicleta de montaña

Cómo prevenir el adormecimiento de manos

Como es lógico, si la causa del adormecimiento es una excesiva presión del nervio ulnar al apoyar las manos de forma incorrecta sobre el manillar de la bicicleta, la solución pasa por mitigar dicha presión en la medida de lo posible. Para ello:

Puños más absorbentes: la mayoría de bicicletas del mercado vienen de serie con puños fabricados, generalmente, en un compuesto de caucho bastante duro. Montar puños más absorbentes, como por ejemplo puños de silicona, de espuma o de otros materiales blandos, ayuda a prevenir el adormecimiento de manos.

Guantes con inserciones: del mismo modo que unos puños más blandos absorben mejor las irregularidades del terreno y mitigan la presión sobre el nervio ulnar, unos guantes con inserciones de silicona o similares en la zona de la palma de la mano cumplen el mismo propósito. La combinación de guantes con inserciones y puños absorbentes suele ser muy efectiva para acabar con el molesto adormecimiento de manos.

Ajuste de la horquilla: de nada sirve tener unos puños y unos guantes adecuados si la horquilla de suspensión está mal ajustada y no trabaja como debe a la hora de absorber las irregularidades del terreno. Ajustar correctamente el SAG de la horquilla y mantener la suspensión en perfecto estado mecánico es de vital importancia para prevenir males mayores.

Avance del sillín: suele ser un ajuste que no todos los ciclistas tienen en cuenta, y sin embargo de gran importancia en la postura de conducción. Un sillín demasiado adelantado provoca una mayor sobrecarga en los brazos, derivando en adormecimiento de manos y molestias varias en otras zonas de las extremidades. Vale la pena mencionar que el avance del sillín está estrechamente relacionado con su altura: a mayor avance, menor altura (y viceversa) bajo la siguiente regla: 10 milímetros de desplazamiento horizontal = 2 milímetros de desplazamiento vertical.

Apoyo sobre el manillar: mantener siempre la misma posición de las manos sobre el manillar lleva irremediablemente al adormecimiento de las mismas. Ir variando de forma frecuente la posición de las manos sobre el manillar o hacer uso de unos acoples para cambiar el punto de apoyo en determinados momentos también sirve de gran ayuda para prevenir el entumecimiento.

Cargando más contenido...