EQUIPAMIENTO/

¿Cómo se tiene que vestir un ciclista en invierno? Un repaso a la teoría de capas

La entrada del otoño trae consigo un descenso de la temperatura que hasta finales del invierno y si el calentamiento global lo permite, no comenzará a remitir. En esta época llega el momento de abrir el armario para desempolvar chaquetas y conjuntos largos, así como otros accesorios especialmente diseñados para combatir el frío sobre la bicicleta, tales como manguitos, perneras o camisetas interiores. La pregunta es, ¿cuántas capas son recomendables para no pasar frío o, en la otra cara de la moneda, calor?

En TodoMountainBike: ¿Cómo se tiene que vestir un ciclista en invierno? Un repaso a la teoría de capas
Rodar sobre la nieve con Fat Bikes es divertido, sobre todo si la equipación del ciclista es la correcta.

La teoría de capas en el ciclismo

¿Es necesario llevar una camiseta interior o basta con un maillot más chaqueta? ¿Es preferible hacer uso de más capas? Estas dos preguntas tienen diferentes respuestas, en función del tipo de prendas utilizadas. A día de hoy, la ropa técnica para ciclistas ha experimentado un enorme avance, estando al alcance del ciclista prendas fabricadas con tejidos de última generación capaces de proteger del agua, del frío y del viento sin perder un alto nivel de transpiración para evitar que el sudor del ciclista se convierta en un problema añadido a la hora de rodar.

Precisamente favorecer la termorregulación corporal o, lo que es lo mismo, mantener una correcta transpiración, es la función principal de la primera capa de una equipación ciclista. El cuerpo humano funciona a una temperatura corporal de aproximadamente 37.5°C. Cuando se realiza cualquier tipo de actividad física más o menos intensa, la temperatura interna del cuerpo aumenta y el organismo, en un intento de reducir ese exceso de calor, prioriza el gasto metabólico sobre la producción de energía para los músculos.

El sudor expulsado a través de la piel durante la actividad física es el encargado de refrigerar el cuerpo, por lo que es de vital importancia que el tejido que está en contacto directo con la piel tenga la capacidad de controlar dicha humedad para evitar que se cree un microclima húmedo bajo la ropa. Aquí es donde entran en juego las prendas técnicas, especialmente las camisetas interiores y los maillots de corte anatómico o, lo que es lo mismo, una primera capa muy ceñida al cuerpo. La popular teoría de las tres capas (camiseta interior+camiseta intermedia+chaqueta) aplicable en muchos deportes, no es del todo válida en el ciclismo ya que un ciclista puede sudar mucho a la hora de ascender y un rato después pasar frío en un descenso prolongado.

¿Cómo debe vestirse un ciclista en invierno? La mejor opción es hacer uso de dos combinaciones de prendas según las condiciones externas. En climas de frío extremo, una primera capa técnica completamente ceñida al cuerpo, un maillot de calidad y una chaqueta con tejido térmico y paneles transpirables puede ser lo más acertado, pero como norma general y salvo que se ruede con temperaturas extremadamente bajas, lo más efectivo es llevar una primera capa (camiseta interior técnica, nunca de algodón, o un maillot técnico) y una chaqueta con tejido térmico y paneles transpirables para disfrutar de la mejor protección y comodidad sobre la bicicleta.