Consideraciones a tener en cuenta antes de usar un dron para grabar aventuras deportivas
General

Consideraciones a tener en cuenta antes de usar un dron para grabar aventuras deportivas

3
ene 2017

Los drones están de moda y su uso es cada vez más frecuente en todo tipo de situaciones: desde eventos como bodas, festivales y competiciones deportivas hasta usos más cotidianos como capturar actividades personales de cualquier deportista, familia o usuario. En estos últimos casos, el uso de un dron como hobby o vuelo recreativo no requiere de un permiso de la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea), pero está sujeto a ciertas normas de seguridad que todo usuario debe cumplir.

En TodoMountainBike: Consideraciones a tener en cuenta antes de usar un dron para grabar aventuras deportivas

Normas de uso recreativo de un dron

El sector de las aeronaves pilotadas por control remoto, los llamados drones o RPAS, ha experimentado un gran crecimiento en los últimos meses. Este crecimiento ha originado la necesidad de establecer un marco jurídico que permita el desarrollo en condiciones de seguridad de este nuevo sector, tecnológicamente puntero y emergente. Por este motivo, la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea de España) ha establecido una normativa temporal que regula las operaciones con drones e indica el procedimiento para poder realizar actividades aéreas, en función del escenario de operación y el peso de la aeronave.

En TodoMountainBike: Consideraciones a tener en cuenta antes de usar un dron para grabar aventuras deportivas

La AESA se encarga de la regulación de operaciones con drones de hasta 150 kilogramos de peso. Para drones por encima de este límite, existe otra normativa a nivel europeo regulado en este caso por la EASA (European Aviation Safety Agency). El uso de un dron se divide en dos categorías: uso profesional y uso recreativo. Para drones destinados a actividades profesionales, es necesario contar con licencia emitida por la AESA. Para vuelos recreativos, no es necesaria dicha licencia, pero sí tener en cuenta la normativa de seguridad prevista para ello:

  • Volar siempre con el dron a la vista y nunca por encima de los 120 metros de altura.
  • Saber volar con seguridad. No es necesario contar con licencia de piloto de dron, pero sí demostrar pericia en el control de la aeronave.
  • Volar sólo en zonas acondicionadas para ello, como por ejemplo zonas de vuelo de aeromodelismo, zonas despobladas, etc.
  • Tener en cuenta que los daños causados por el dron son responsabilidad única y exclusiva de quién lo maneja.
  • No volar en zonas urbanas, ni encima de aglomeraciones de personas (parques, playas, conciertos, bodas, manifestaciones, etc).
  • No volar de noche ni cerca de aeropuertos, aeródromos y otras instalaciones similares.
  • No volar en zonas donde se realicen vuelos con otras aeronaves a baja altura, como parapente, paracaidismo, etc.
  • Nunca poner en peligro a terceras personas.

En el caso de tratarse de actividades profesionales con un dron, además de cumplir con las normas de seguridad referidas, es necesario habilitarse y estar registrado en la AESA, contar con un seguro de responsabilidad civil específico para aeronaves, ser piloto de drones (tener conocimientos teóricos de aeronáutica y prácticos del dron que se va a pilotar), tener un certificado médico en vigor y ser mayor de 18 años.

En TodoMountainBike: Consideraciones a tener en cuenta antes de usar un dron para grabar aventuras deportivas

El uso imprudente de un dron puede tener consecuencias para otras personas y para quién lo pilota. De hecho, desde la entrada en vigor de la ley, el 4 de julio de 2014, AESA ha abierto un total de 69 expedientes sancionadores, de los cuales ya han salido 60 sanciones por un importe de más de 432.000 euros. La mayoría de sanciones son debidas a no ser un operador habilitado, a no cumplir los requisitos relativos a la aeronave y a sobrevolar zonas no permitidas.

Más información | AESA