GENERAL/ 16 de Mayo, 2017

¿Cuánto se puede beber? La tasa de alcoholemia de diferentes bebidas y el límite permitido en España

Para bien o para mal, beber y conducir es un comportamiento mayoritariamente aceptado por la sociedad española. De hecho, según las encuestas realizadas por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), un 42% de los españoles reconoce haber bebido y conducido alguna vez. Lo ideal, como decía Stevie Wonder en una popular campaña de la DGT de 1985, es que si bebes no conduzcas, pero como eso es una utopía en los tiempos que corren, lo mínimo que hay que hacer es beber con responsabilidad.

En TodoMountainBike: ¿Cuánto se puede beber? La tasa de alcoholemia de diferentes bebidas y el límite permitido en España

El alcohol está presente en un gran número de accidentes mortales producidos en las carreteras españolas, concretamente entre el 30% y el 50% de los mismos, por lo que es uno de los principales factores de riesgo en la conducción. El problema es que, puesto que en la mayoría de las veces un conductor bajo la influencia del alcohol no sufre ningún accidente, éste termina creyendo que no existe peligro y repite dicho comportamiento con más frecuencia. Aquí entra en juego la teoría de la probabilidad, que nos dice que a mayor número de veces conduciendo bebido, mayor probabilidad de accidente. Hasta que sucede lo inevitable.

La tasa de alcoholemia

¿Cuánto se puede beber para conducir? Como se menciona anteriormente, lo ideal es no probar el alcohol si hay que conducir. Dicho esto, la tasa de alcoholemia representa el volumen de alcohol que hay en la sangre y se mide en gramos de alcohol por cada litro de sangre (g/l) o su equivalente en aire espirado. De acuerdo con la legislación española vigente, las tasas máximas de alcoholemia permitidas para los conductores son las siguientes:

  • Para conductores en general: 0.5 g/l en sangre y 0.25 mg/l en aire espirado.
  • Para conductores noveles y profesionales: 0.3 g/l en sangre y 0.15 mg/l en aire espirado.

¿Es fácil superar la tasa de alcoholemia permitida? Basta decir que con dos cervezas, dos vasos de vino o incluso un cubata, el nivel de alcohol en sangre ya se sitúa por encima de lo permitido. Vale al pena mencionar que el alcohol puede empezar a detectarse en la sangre a los 5 minutos de haberlo ingerido y alcanza su máximo nivel entre los 30 y 90 minutos siguientes; que a partir de una tasa de alcoholemia de 0.5 g/l los efectos del alcohol son evidentes para la gran mayoría de las personas (lo que se llama estar borracho); y que a partir de 0.8 g/l, el conductor se convierte en un asesino en potencia, tanto para él mismo como para el resto de usuarios.

En TodoMountainBike: ¿Cuánto se puede beber? La tasa de alcoholemia de diferentes bebidas y el límite permitido en España

¿Y si el conductor no sobrepasa el límite permitido? El problema es que por debajo de la tasa legal, el conductor no suele ser consciente del riesgo al que se expone; infravalora los efectos y las alteraciones que el alcohol tiene sobre su rendimiento en la conducción y reduce su sentido de la responsabilidad y de la prudencia, dando lugar a una falsa ilusión de seguridad que repercute en una mayor probabilidad de volver beber y conducir. La opción más acertada y recomendable por el bien común es no mezclar volante y alcohol y, en el caso de hacerlo, conocer los efectos de las sustancias consumidas y beber con responsabilidad.

Cargando más contenido...