GENERAL/ 14 de Febrero, 2017

Los calambres musculares: causas, efectos y formas de prevenirlos

Los calambres musculares son un viejo conocido de cualquier deportista. Se trata de espasmos súbitos e involuntarios en uno o más músculos del cuerpo, generalmente durante o después del ejercicio físico y por la noche, cuando el cuerpo se relaja. La duración de los calambres musculares varía entre algunos segundos y varios minutos y, en casos más graves, incluso horas y días, causando dolor de intensidad moderada a intensa.

En TodoMountainBike: Los calambres musculares: causas, efectos y formas de prevenirlos

Los calambres musculares

Los calambres musculares son muy comunes entre los deportistas, independientemente de su nivel de entrenamiento. Los grupos musculares más propensos a sufrir estos problemas son los gemelos y la parte frontal y posterior del muslo (cuádriceps y corva), aunque también suelen presentarse en pies, manos, brazos, abdomen y caja torácica. El calambre se presenta como un endurecimiento o contracción súbita e incontrolada del músculo, causando dolor y reducción de la movilidad.

Dejando de lado alguna enfermedad neurológica, como una lesión en la médula espinal o un nervio pinzado en cuello o espalda, las causas más comunes de los calambres son la deshidratación, la falta de minerales en la dieta, la no reposición de minerales durante el ejercicio y un sobreesfuerzo muscular. Cualquiera de estas causas, por sí solas o combinadas, puede dar lugar a un mal funcionamiento neuromuscular, desencadenando los dolorosos calambres musculares.

¿Cómo prevenir los calambres musculares? Conociendo las causas que los provocan y actuando en consecuencia. Una correcta hidratación es fundamental a la hora de practicar ejercicio, así como la reposición de los minerales perdidos durante la sudoración mediante la ingesta de alguna bebida isotónica. El sobreesfuerzo muscular se produce después de haber realizado un entrenamiento intenso y no haber descansado el tiempo suficiente para la recuperación, siendo necesario dejar reposar la musculatura o, en su defecto, realizar descanso activo mediante la práctica de un ejercicio físico de intensidad mínima.

Cargando más contenido...