GENERAL/

¿Qué sucede en el cuerpo de un ciclista cuando hay deshidratación?

Beber pocos líquidos antes, durante y después de practicar ejercicio físico no es nada recomendable, ya sea en verano o en invierno. Una hidratación insuficiente provoca que el rendimiento del ciclista disminuya de forma importante hasta el punto que, si no se actúa a tiempo, aparezcan problemas serios para la salud que incluso pueden llevar a la muerte. ¿Qué sucede en el cuerpo cuando comienza a deshidratarse? ¿Qué consecuencias tienen los distintos grados de deshidratación?

En TodoMountainBike: ¿Qué sucede en el cuerpo de un ciclista cuando hay deshidratación?
Beber agua, una cuestión de vida o muerte.

Efectos de la deshidratación

Para poder entender los efectos de la deshidratación, es importante señalar que aproximadamente un 60% del peso del cuerpo humano en edad adulta está compuesto por agua. Con este dato en mente, es fácil averiguar que la pérdida de este líquido tiene consecuencias muy malas para el organismo en función del grado de deshidratación alcanzado:

  • Entre el 1% y el 2%: comienza a aparecer fatiga y el rendimiento empieza a disminuir. Aparecen síntomas como sed intensa, pérdida de apetito y dolor de cabeza.
  • Entre el 3% y el 5%: la capacidad de contracción muscular se reduce de un 20% a un 30%, con una pérdida brusca de rendimiento. Muchos órganos comienza a ralentizar sus funciones. Aparecen síntomas como boca seca, hormigueo en las extremidades, somnolencia y nauseas.
  • Entre el 6% y el 8%: disminuye el volumen de sangre en el cuerpo al tiempo que se reduce la presión arterial y el corazón se ve obligado a trabajar más para compensar los efectos de la deshidratación. También se reduce de forma importante la sudoración, con un aumento gradual de la temperatura corporal. Aparecen síntomas como fiebre, labios azulados, dificultad para respirar, mareos y debilidad muscular generalizada.
  • Entre el 9% y el 11%: la temperatura corporal deja de regularse por sí sola y muchos órganos del cuerpo comienzan a fallar, especialmente la función renal. La temperatura corporal se dispara y se corre el riesgo de entrar en coma, llegando incluso a la muerte en los casos más graves. Aparecen síntomas como espasmos musculares, delirios y lengua hinchada.
  • A partir del 11%: una deshidratación superior al 11% del peso corporal suele ser incompatible con la vida. La muerte se ocasiona o bien por un fallo renal o bien por falta de riego sanguíneo debido a un menor volumen de sangre en el cuerpo.