GENERAL/ 12 de Octubre, 2017

Seis grandes beneficios de montar en bicicleta más allá de obtener unas piernas fuertes y perder peso

Montar en bicicleta, uno de los deportes más completos y saludables que existen, tiene muchos más beneficios de lo que la mayoría de personas suponen o creen suponer. Obviamente, tener unas piernas fuertes y torneadas, así como un menor índice de grasa corporal, son dos particularidades socialmente relacionadas con la práctica del ciclismo, pero más allá de estos dos beneficios, hay aspectos del cuerpo y de la mente que mejoran de forma dramática cuando se dan pedales.

En TodoMountainBike: Seis grandes beneficios de montar en bicicleta más allá de obtener unas piernas fuertes y perder peso

Los beneficios de montar en bicicleta

No está de más decir que para disfrutar de los múltiples beneficios que supone montar en bicicleta de forma regular, no es necesario convertirse en un profesional de la disciplina. Un par de sesiones de pedaleo a la semana, ya sea en casa, en el gimnasio, en la carretera o en el monte, son más que suficientes para comenzar a notar los efectos del ejercicio. ¿Qué beneficios tiene la bicicleta aparte de tonificar la musculatura de las extremidades inferiores y de ayudar a perder peso? Muchos y variados, todos ellos de muy alto interés para cualquiera que se preocupe medianamente por su salud.

El primer y más importante beneficio de practicar ciclismo es la mejora del sistema cardiovascular. El corazón se hace más fuerte, más grande, y asume una mayor capacidad de bombear sangre con menos esfuerzo, reduciéndose el ritmo cardíaco a medida que la persona está más entrenada. A consecuencia, mejora la circulación y, con ella, todos los problemas derivados de la misma. Sobra decir que el riesgo de muerte prematura o de sufrir una enfermedad cardiovascular también se reduce de forma consecuente.

Otro gran beneficio que aporta la bicicleta, relacionado con el aparato cardiorrespiratorio del organismo, es el aumento de la capacidad pulmonar. Pedalear ayuda a aumentar el nivel de oxígeno en la sangre, además de incrementar la capacidad pulmonar a medida que el organismo se adapta a esfuerzos más intensos. El resultado de esta mejora no es otro que una mejor respiración en todo tipo de circunstancias, con menor sensación de ahogo en los momentos de gran esfuerzo o incluso en etapas puntuales de enfermedad.

Además de corazón y pulmones, el ciclismo mejora el sistema inmunitario, previniendo todos esos procesos virales que están al acecho en cualquier época del año. Cuando se realiza ejercicio, la circulación sanguínea se activa y favorece que los glóbulos blancos, los policías de la sangre, se movilicen más fácilmente para aniquilar todos aquellos elementos extraños y no deseados que encuentren a su paso.

Fruto de una mejor respiración, funcionamiento cardíaco y circulación sanguínea, se reducen los niveles en sangre de LDL, más conocido como colesterol malo, gracias a montar en bicicleta. El colesterol puede parece un enemigo débil, pero con el paso de los años es capaz de saturar los vasos sanguíneos hasta el punto de provocar infartos, ictus, dolor en las piernas y otros males de gravedad similar.

Otra gran ventaja de montar en bicicleta y aunque pueda parecer contraproducente, es la mejora de los dolores de espalda. Montar sobre una bicicleta bien ajustada, con el equipamiento correcto y a una intensidad suave, ejercita unos pequeños músculos de las vértebras dorsales al hacerlos trabajar constantemente durante la acción de pedaleo. Estos músculos son muy difíciles de ejercitar en cualquier otro deporte.

Y por último y no por ello menos importante, el ciclismo, al igual que cualquier otra actividad deportiva, hace que el torrente sanguíneo se inunde de endorfinas, más conocidas como las hormonas de la felicidad. Las endorfinas pueden ser hasta 20 veces más potentes que cualquier medicamento presente en farmacias, y entre los efectos de un aumento de su nivel se encuentran una reducción del dolor en las fibras nerviosas, una reducción de la presión sanguínea y una maravillosa sensación de calma y felicidad, entre otros factores.

Cargando más contenido...