Seis síntomas muy comunes que podrían indicar una insuficiencia cardíaca no diagnosticada
General

Seis síntomas muy comunes que podrían indicar una insuficiencia cardíaca no diagnosticada

14
dic 2016

La muerte súbita es una gran sombra negra que planea sobre el mundo del deporte desde hace muchos años. Deportistas de todas las edades y disciplinas, aparentemente sanos y entrenados, mueren cada año a causa de este temible mal. ¿Qué provoca la muerte súbita? Las causas no están del todo tipificadas por la Medicina, aunque todo apunta a que la mayoría de casos podrían ser debidos a determinados factores agravados por una insuficiencia cardíaca no diagnosticada a tiempo.

En TodoMountainBike: Seis síntomas muy comunes que podrían indicar una insuficiencia cardíaca no diagnosticada

¿Qué es una insuficiencia cardíaca?

A grandes rasgos, la insuficiencia cardíaca se puede definir como un desequilibrio entre la capacidad del corazón para bombear sangre y las necesidades del organismo. Dicho de otro modo, el corazón no es capaz de bombear la sangre que el organismo le demanda, dando lugar a toda una serie de síntomas que, de no tratarse de forma temprana, pueden llevar a cardiopatías mucho más graves como el infarto (obstrucción completa de un vaso sanguíneo que impide al corazón recibir sangre) o la temible muerte súbita, estrechamente relacionada con la insuficiencia cardíaca.

Síntomas de una insuficiencia cardíaca

La mejor forma de prevenir la muerte súbita, sobre todo en el caso de personas que practican deporte con regularidad, es realizar una prueba de esfuerzo una vez al año como mínimo. De este modo, nos aseguramos de que todo anda bien en nuestro organismo, además de conocer de primera mano cómo trabaja y responde nuestro corazón a la hora de soportar un esfuerzo físico intenso. Todo y así, existen una serie de síntomas muy comunes que pueden confundirse con enfermedades leves y en realidad podrían ser indicativos tempranos de una posible insuficiencia cardíaca:

  • Cansancio en esfuerzos que antes no lo causaban: Cuando el corazón no es capaz de hacer llegar de forma satisfactoria la sangre a los músculos que la demandan, causando fatiga muscular.
  • Sensación de abdomen hinchado y falta de apetito: Cuando el corazón no bombea sangre de forma normal, se produce acumulación de líquidos en el aparato digestivo, causando sensación de abdomen hinchado y falta de apetito.
  • Necesidad de orinar dos o más veces por la noche: Un mal funcionamiento del corazón hace que el flujo de sangre a los riñones no sea suficiente, causando retención de líquidos por disminución de la orina. Esta retención se acumula mayoritariamente en piernas, tobillos y abdomen, regresando nuevamente a los riñones en posición de tumbados para convertirse en orina.
  • Tener tos seca y persistente, o sentir los pulmones congestionados: La insuficiencia cardíaca también produce en determinados casos retención de líquido en los pulmones, causando una sensación muy parecida a la de un resfriado común, con congestión pulmonar y tos seca (sin mucosidad). Los síntomas suelen ser más relevantes al despertar por la mañana, ya que la posición de tumbado favorece el encharcamiento de los pulmones.
  • Aumento de peso sin motivo e hinchazón generalizada: La acumulación de líquidos a causa de una insuficiencia cardíaca hace que el volumen corporal crezca y, con ello, el aumento de peso sin motivo aparente. También provoca hinchazón, sobre todo en piernas y, más acusadamente, en tobillos.
  • Aumento de la sensación de mareo o confusión: Un corazón enfermo no es capaz de satisfacer la alta demanda sanguínea del cerebro, causando sensaciones de mareo, confusión, mente en blanco y, en el peor de los casos, breves pérdidas de conciencia.