GENERAL/

La sentadilla, el ejercicio que no puede faltar en la rutina de entrenamiento de cualquier ciclista

La sentadilla está considerada por la gran mayoría de expertos como el mejor ejercicio para trabajar el tren inferior. Se trata de uno de los ejercicios básicos del entrenamiento de fuerza y su ejecución esta tan simple como efectiva: flexionar rodillas y cadera para hacer bajar el cuerpo hacia el suelo sin perder la verticalidad, volviendo posteriormente a la posición erguida. Además de tratarse de un ejercicio para fortalecer las piernas, la sentadilla también mejora otros aspectos del cuerpo, incluyendo una mejor postura de la espalda, un metabolismo más activo y una mayor flexibilidad en la zona media del cuerpo, entre otros beneficios.

En TodoMountainBike: La sentadilla, el ejercicio que no puede faltar en la rutina de entrenamiento de cualquier ciclista
La sentadilla, un ejercicio para entrenar la fuerza de las piernas y para mucho más.

La sentadilla

La sentadilla es un ejercicio que se suele relacionar con el gimnasio, pero lo cierto es que se trata de un entrenamiento que se puede realizar en cualquier lugar sin necesidad de un equipamiento específico. La sentadilla consiste en, desde una posición erguida con los pies separados a la altura de los hombros, flexionar las rodillas y caderas y descender lentamente hasta que los muslos se sitúan en paralelo con el suelo, manteniendo la espalda recta, para después volver al punto de origen. Otras variantes de la sentadilla son la media sentadilla, de misma ejecución pero situando los muslos por encima del paralelo, y la sentadilla profunda o cuclilla, igual que las anteriores pero descendiendo hasta situar los muslos por debajo del paralelo.

Aunque es cierto que el tren inferior es la zona más afectada, la sentadilla pone a trabajar muchos otros grupos musculares durante su ejecución, entre ellos los glúteos, la parte baja y extensores de la espalda, el abdomen y las caderas. La sentadilla hace trabajar en gran medida la musculatura de los miembros inferiores, y en menor medida los músculos del tronco, sobre todo si se emplea un peso adicional. Al tratarse de dos de los grupos musculares más grandes del cuerpo humano, el trabajo de los mismos implica un elevado esfuerzo cardiovascular, lo que se traduce en una mejora de la función del corazón y de la circulación sanguínea, además de una aceleración del metabolismo que desemboca en un mayor consumo de calorías incluso estando en estado de reposo.

Además de unas piernas más fuertes y un mejor estado cardiovascular, la realización de sentadillas de forma regular potencia la zona media del tronco, fortaleciendo los músculos abdominales, los dorsales y los de las caderas, además de dotarlos de una mayor flexibilidad. Gracias a ello, se mejora la posición postural de la espalda y se reduce la presión de la musculatura del cuello, previniendo dolores derivados de una mala postura. La sentadilla también fortalece la musculatura encargada de mantener las vísceras en su sitio y la del suelo pélvico, con el correspondiente mejor funcionamiento del tracto intestinal e incluso de la función sexual.