EQUIPAMIENTO/

Tiras nasales para respirar mejor: qué son, cómo funcionan y consejos de uso

Muchos ciclistas profesionales hacen uso de unos pequeños adhesivos horizontales diseñados para mejorar la respiración nasal. Estos adhesivos son conocidos como tiras nasales y están diseñados para ampliar la apertura de las fosas de la nariz, mejorando así la respiración y, por tanto, aumentando el rendimiento y la resistencia del deportista en esfuerzos de larga duración.

En TodoMountainBike: Tiras nasales para respirar mejor: qué son, cómo funcionan y consejos de uso
Nino Schurter con una tira nasal en plena competición.

El funcionamiento de las tiras nasales es extremadamente simple. Básicamente, son unas tiras adhesivas, normalmente fabricadas en plástico flexible, que se colocan de forma horizontal sobre la zona media de la nariz para forzar una mayor apertura de las fosas nasales. Dependiendo del tipo y diseño de tira nasal empleado, se puede aumentar entre un 30% y 40% el flujo de oxígeno que entra en los pulmones.

¿A quién van dirigidas las tiras nasales? Están muy extendidas en el mundo del deporte ya que mejoran la respiración y evitan el taponamiento de los orificios nasales, pero también son muy útiles para aliviar la congestión nasal en resfriados, períodos de alergia o sinusitis, y para reducir los ronquidos durante la noche en todas aquellas personas afectadas por una desviación de tabique o que tienen un exceso de mucosidad.

En TodoMountainBike: Tiras nasales para respirar mejor: qué son, cómo funcionan y consejos de uso
Tiras nasales de Breathe Right, una de las marcas más conocidas.

En el ámbito deportivo, el principal problema de las tiras nasales es que, debido a una mala colocación o elección del tamaño de la tira, suelen terminar despegándose a causa del sudor. Para evitar este problema, hay que asegurarse de elegir el tamaño adecuado de tira nasal así como una marca de calidad, puesto que ni todos los tamaños funcionan igual ni todas las marcas ofrecen un producto satisfactorio. Otro gran truco es, antes de colocarlas en la nariz, limpiar la zona con alcohol para eliminar cualquier resto de grasa o suciedad, favoreciendo así una fijación mucho más duradera y segura.