COMPONENTES/

¿Tubeless o Cámara? La eterna cuestión en el Mountain Bike

A la hora de rodar sobre nuestra bicicleta por esos montes, lo más importante es mantener nuestro par de cubiertas bien presurizadas para que rueden por el suelo como dos demonios en celo. La seguridad de estar protegidos ante pinchazos y pellizcos que puedan arruinar nuestra salida no tiene precio pero, ¿qué sistema es más eficaz para mantener nuestras ruedas en perfecto estado de salud?

El sistema Tubeless

El más moderno y fashion. Este sistema, al igual que los sistemas utilizados en la mayoría de vehículos a motor, no necesita cámara de aire. Una llanta preparada para Tubeless, una cubierta apta para el mismo, liquido sellante y a rodar miles de kilómetros… Esa es la teoría, pero en la práctica es más bien diferente.

En TodoMountainBike: ¿Tubeless o Cámara? La eterna cuestión en el Mountain Bike

Lo primero que debemos saber es que este sistema nos va a salir caro. No por problemas, sino en lo referente a lo económico, que no lo es. Para que nuestro sistema Tubeless funcione al 100% lo ideal es disponer de unas llantas Tubeless, más caras que otras de similares características. Lo segundo, unas cubiertas igualmente aptas para Tubeless, más resistentes en sus flancos para que talonen correctamente sin pérdida de presión de aire. Y lo tercero, un liquido sellante que irá en el interior de la cubierta, con la función de sellar posibles pinchazos que puedan agujerear nuestra flamante rueda. Cabe decir que este liquido debe cambiarse más o menos cada dos meses, y que tampoco es barato.

Otra opción es adaptar nuestras ruedas a sistema Tubeless mediante distintos kits de conversión que se encuentran en el mercado de componentes de Mountain Bike. Generalmente constan de una banda adhesiva o fondo de llanta, que se encarga de evitar posibles fugas de aire en la unión de los radios de la llanta con el aro de la misma, de un adaptador para la válvula de aire y del mencionado anteriormente liquido sellante. La eficacia de estos kits de Tubeless dependerá en gran medida de nuestras manitas a la hora de transformar nuestras ruedas, así como de la calidad de nuestros componentes a transformar.

En TodoMountainBike: ¿Tubeless o Cámara? La eterna cuestión en el Mountain Bike

También vale la pena decir que a la hora de realizar el primer inflado de nuestras flamantes y nuevas ruedas Tubeless, necesitaremos en la mayoría de los casos un compresor de aire de alta presión, como los de la gasolinera más cercana. De otra manera no seremos capaces de talonar (es decir, de pegar la cubierta a la llanta mediante presión de aire) nuestros neumáticos.

Sobre su funcionamiento: va muy bien. No podemos decir que no, porque un sistema Tubeless, ya sea casero o de fábrica, si está correctamente montado funciona muy bien. Los pinchazos prácticamente desaparecen y además, podemos circular con la presión de nuestras cubiertas ligeramente inferior a lo acostumbrado, ganando en tracción y agarre nuestras sudorosas pedaladas.

Con cámara de aire

El sistema de toda la vida y el más extendido. Una cámara de aire, generalmente de caucho o similar, se encarga de mantener el aire a presión contenido dentro de nuestra cubierta. Es un sistema barato y fácil de mantener, una vez adquirida cierta práctica a la hora de cambiar o reparar nuestras cámaras de aire. En su contra: relativa facilidad a la hora de pinchar en una salida montañera. Pero…

Hoy en día la calidad de fabricación de las cámaras de aire ha mejorado infinitamente. Disponemos de una amplia variedad de productos entre los que elegir, y existen muchas y fantásticas opciones que nada tienen que envidiar al sistema Tubeless. Aquí tenéis algunas de ellas:

1. Cámaras de aire con liquido sellante incorporado en su interior. Precios bastante competitivos y protección extra antipinchazos. Dr. Sludge o Slime son marcas que las comercializan.

En TodoMountainBike: ¿Tubeless o Cámara? La eterna cuestión en el Mountain Bike

2. Cámaras de aire de caucho altamente polimerizado. Este material forma un sello hermético alrededor del pinchazo, actuando de forma similar al liquido sellante. Pueden ser reparadas sin parches, utilizando calor (un mechero o similar), que sella el pinchazo al instante. Foss EFT es una de estas cámaras.

3. Cámaras de aire baratitas y normales. Su bajo precio y su relativa facilidad para cambiarlas, hace que tengamos que cambiar cientos de éstas antes de amortizar el precio de una conversión 100% a Tubeless de nuestras ruedas.

Por supuesto, no está de más decir que cualquier bomba de mano o pie nos servirá para inflar correctamente cualquier tipo de cámara de aire, sin mayores problemas.

¿Qué es lo mejor?

Los dos sistemas tienen sus ventajas e inconvenientes. En TodoMountainBike nos decantamos por las ruedas tubelizadas, ya que bien montadas y selladas, permiten rodar durante muchos cientos de kilómetros sin tener que preocuparse por los pinchazos. Obviamente, para ciclistas ocasionales o novatos la mejor opción es comenzar con cámaras de aire por ser el sistema más barato y fácil de reparar, siendo el Tubeless una opción siempre disponible cuando ya se ha adquirido algo más de experiencia.