Una cámara oculta + una bicicleta sin frenos + una cuesta abajo = Broma muy dolorosa para ladrones

Una bicicleta aparcada en mitad de una cuesta abajo, con los frenos inutilizados y un cable atado disimuladamente en su cuadro. ¿Qué sucede cuando un inocente ladrón decide llevarse tan suculento botín? Obviamente, que termina besando el suelo de forma espectacular. A continuación, de la mano de TwinzTV, una de las cámaras ocultas más salvajes (y dolorosas) destinadas a ladrones de bicicletas.

Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información. Acepto | Quiero saber más