GENERAL/

¿Cómo cuantificar el estado de forma de una persona? El Test de Ruffier se puede hacer en casa y tiene la respuesta

El Test de Ruffier es una prueba muy sencilla de realizar que sirve para medir la resistencia aeróbica al esfuerzo de corta duración y la capacidad de recuperación cardíaca o, lo que es lo mismo, cuantificar el estado de forma de una persona. Se trata de un método bastante fiable (fue la prueba más utilizada en Francia para valorar el estado físico de los deportistas en la década de los 80) y fácil de llevar a cabo por cualquier persona, sin necesidad de hacer uso de equipamiento o instalaciones especiales.

En TodoMountainBike: ¿Cómo cuantificar el estado de forma de una persona? El Test de Ruffier se puede hacer en casa y tiene la respuesta
El Test de Ruffier, una prueba muy sencilla que sirve para conocer el estado de forma de cualquier persona.

El Test de Ruffier

El Test de Ruffier consiste en realizar una serie de mediciones de la frecuencia cardíaca durante la ejecución de un ejercicio para obtener un coeficiente que da una valoración acerca del estado de forma. La prueba es muy sencilla: completar 30 o más flexiones profundas de piernas (20 o más en el caso de las mujeres) durante 45 segundos. Midiendo la frecuencia cardíaca antes del esfuerzo, inmediatamente después del mismo y un minuto después del final del ejercicio, se obtienen los datos necesarios que ayudan a conocer el estado de forma de una persona gracias a la fórmula de Ruffier.

Realizar el Test de Ruffier es muy sencillo y simplemente basta con estar de pie y tener cerca una mesa u algún otro objeto para poder apoyar ligeramente una mano en caso de perder el equilibrio. Respecto a la medición de la frecuencia cardíaca, hay que contar los latidos del corazón durante 15 segundos y después multiplicar por 4 el resultado para eliminar el factor de recuperación. Los pasos a seguir son los siguientes:

  • 1. La persona se sitúa de pie, sentada o tumbada para medir su frecuencia cardíaca previa (P0) a la realización del esfuerzo.
  • 2. La persona comienza de pie y debe llevar a cabo un total de 30 flexiones profundas de piernas. Hay que realizar 30 flexiones completas (20 en el caso de las mujeres) en 45 segundos, no siendo válido el esfuerzo si no se completan las 30 flexiones. Inmediatamente después de terminar la última flexión de piernas, hay que volver a medir la frecuencia cardíaca (P1).
  • 3. Transcurrido un minuto después del final del ejercicio de flexiones de piernas, hay que realizar la tercera y última medición de la frecuencia cardíaca (P2), dando por finalizada la prueba física.

Para cuantificar los resultados obtenidos y poder conocer el estado de salud, se utiliza la siguiente fórmula propuesta por Ruffier: Índice de Ruffier (I) = ( P0 + P1 + P2 ) - 200 / 10, donde P0, P1 y P2 son las mediciones de la frecuencia cardíaca tomadas durante la ejecución de la prueba. A modo de ejemplo práctico, si una persona tiene 75 pulsaciones previas a la prueba, 140 pulsaciones inmediatamente después del ejercicio y 95 pulsaciones tras un minuto de recuperación, la fórmula de Ruffier queda así: Índice de Ruffier (I) = ( 75 + 140 + 95 ) - 200 / 10, arrojando un resultado de 11 una vez resueltos los cálculos.

¿Qué significa el número que devuelve la fórmula de Ruffier? Se trata de una valoración del estado de forma de la persona según una tabla dividida en cinco niveles posibles de rendimiento cardiovascular:

  • De 0 a 5: Forma física de atleta.
  • De 5.1 a 10: Forma física buena.
  • De 10.1 a 15: Forma física aceptable para comenzar un plan progresivo de entrenamiento.
  • De 15.1 a 20: Forma física mala (es recomendable evaluación médica).