GENERAL/ 19 de Julio, 2017

La turbia historia del conductor que atropelló mortalmente a un ciclista en Teruel: era reincidente y acababa de salir de la cárcel

El domingo 16 de julio de 2017, sobre las 12:00 del mediodía, un turismo arrolló a dos ciclistas en un tramo recto de gran visibilidad de la carretera N-420, en Teruel, causando la muerte de uno de ellos y heridas leves a otro. El conductor del vehículo, un joven de 22 años, dio positivo en el test de etilometría realizado por los agentes de la Guardia Civil desplazados hasta el lugar del accidente; fue detenido y, tras prestar declaración, puesto en libertad con cargos a la espera de una resolución judicial.

En TodoMountainBike: La turbia historia del conductor que atropelló mortalmente a un ciclista en Teruel: era reincidente y acababa de salir de la cárcel

Dos días después del trágico accidente, el juez encargado de instruir el caso ha imputado al conductor de un presunto delito de homicidio por imprudencia grave, con una petición de condena de entre 2.5 y 4 años de prisión. Además, ha ordenado el ingreso en prisión provisional sin fianza del joven tras tener constancia de su 'amplia' trayectoria reincidente. Y no es para menos, ya que el acusado acababa de salir de la cárcel, en situación de libertad bajo control telemático, por una condena de 2 años y 4 meses al estar implicado en un accidente de tráfico producido en mayo de 2016 en el que también conducía ebrio, con resultado de cuatro personas heridas.

Pero la historia de este conductor no acaba aquí. La condena de 2 años y 4 meses cumplida fue fruto de otra condena anterior, también por otro delito de lesiones graves al protagonizar un altercado el día de Navidad de 2013. El joven fue condenado entonces a una pena de 2 años de prisión pero, al carecer de antecedentes penales, se decidió suspender su ingreso en la cárcel; algo que no pudo evitar tras cometer otro delito por segunda vez en 2016.

Reincidente al volante por segunda vez (sin contar las veces que habrá conducido bajo los efectos de alcohol y drogas sin causar, afortunadamente, ningún accidente), nada ni nadie han sido capaces de evitar que semejante individuo volviese a conducir un vehículo, con el trágico resultado de un ciclista muerto. La moraleja está muy clara: conductor imprudente que veas reincidir, de la cárcel no lo dejes salir.

Cargando más contenido...