MECÁNICA/

La regla del 10%, el mejor punto de partida para ajustar la presión de unas ruedas de carretera

En TodoMountainBike ya hemos escrito numerosos artículos acerca de cómo ajustar las presiones de neumáticos en bicicletas de montaña, desde los valores óptimos a utilizar como punto de partida hasta tablas específicas de presiones según la temperatura externa. Una cosa que nos faltaba por publicar era escribir algo acerca de las presiones óptimas para bicicletas de carretera, algo sumamente interesante sobre todo para aquellos ciclistas duales que disfrutan por igual rodando sobre asfalto o por el monte.

En TodoMountainBike: La regla del 10%, el mejor punto de partida para ajustar la presión de unas ruedas de carretera
La regla del 10%, un buen punto de partida para encontrar la presión ideal de los neumáticos en las bicicletas de carretera.

La regla del 10%

En el ciclismo de carretera, uno de los métodos más extendidos a la hora de encontrar la presión óptima de los neumáticos es aplicar la regla del 10%. Este método, bastante sencillo de llevar a cabo, no es otro que ajustar la presión de los neumáticos al equivalente en bares de una décima parte del peso del ciclista, siempre y cuando no se sobrepasen los valores de presión (mínimo y máximo) recomendados por el fabricante de las cubiertas montadas en la bicicleta.

¿Cómo se calcula la presión a utilizar según la regla del 10%? Es muy fácil. Basta con coger el peso en kilogramos del ciclista y dividirlo entre 10, obteniendo así el 10% de la mencionada cifra. A modo de ejemplo práctico, un ciclista con 75 kilos de peso obtiene mediante la fórmula matemática un resultado de 7.5 bares, una presión perfecta como punto de partida para encontrar la presión idónea que cada ciclista necesita.

¿Qué hay que tener en cuenta en la regla del 10%? Que cada neumático tiene un límite de presión tanto por arriba como por abajo, normalmente especificado por el fabricante en el lateral de la cubierta. Esto quiere decir que un ciclista de 95 kilos, si aplica la regla del 10%, obtiene una presión de 9.5 bares, algo bastante excesivo que con toda probabilidad va a sobrepasar las recomendaciones del fabricante. En este caso, la regla del 10% viene acompañada de dos límites universales aplicables a todo tipo de cubiertas de carretera no tubelizadas: nunca menos de 6 bares y nunca más de 8.5 bares.

¿Y en el caso de las cubiertas de carretera tubelizadas? El principio es el mismo, puesto que a diferencia de lo que sucede en el Mountain Bike, los neumáticos de carretera no necesitan ser ajustados a muy bajas presiones para obtener una mayor tracción en tramos de tierra ascendentes o descendentes. El Tubeless para las cubiertas de carretera es una excelente opción a la hora de prevenir pinchazos y para rodar a una presión ligeramente inferior a la habitual para conseguir un poco más de flotabilidad y comodidad en la conducción, aunque como norma general nunca por debajo de los 6 bares.