General

SRAM y FSA alertan a los usuarios sobre sitios web falsos con grandes descuentos

Aunque a veces puede resultar muy difícil saber si un sitio web es legal o es un fraude, en la mayoría de ocasiones es bastante sencillo ya que los timadores no suelen realizar un trabajo demasiado elaborado.

Los sitios web fraudulentos que suplantan la identidad de otras marcas o empresas se multiplican en la red mes tras mes, sobre todo cuando llegan épocas tan rentables a nivel comercial como el Black Friday. Por este motivo, SRAM y FSA advierten a todos los usuarios sobre los sitios web falsos que venden productos aparentemente originales con grandes descuentos.

SRAM y FSA alertan a los usuarios sobre sitios web falsos con grandes descuentos
Logotipo de SRAM.

Sitios web falsos de SRAM, FSA y Shimano

SRAM fue la primera marca en anunciar que el sitio web sramcycling.com era fraudulento. Esta supuesta tienda online incluía ofertas muy llamativas, como los frenos Code RSC o los cambios X01 Eagle AXS, por debajo de los 100€. El fabricante estadounidense tomó medidas legales contra el sitio web y, a día de hoy, parece que ya no está activo.

FSA, por su parte, también publicó su propia advertencia sobre sitios web falsos, ya que la marca ha descubierto un notable aumento de sitios que intentan suplantar la identidad de FSA sin ninguna autorización: Le recordamos que los únicos sitios web oficiales de la empresa son https://www.fullspeedahead.com, https://www.visiontechusa.com y https://www.fsaproshop.com, señala la marca de componentes.

FSA y SRAM no son los únicos fabricantes cuyas identidades y productos se suplantan en Internet. El año pasado, Shimano tuvo que avisar a todos sus clientes después de que un sitio web se promocionara a sí mismo como una tienda oficial de Shimano en liquidación que ofrecía su gama de pedales planos y automáticos con al menos un 50% de descuento sobre el precio minorista.

Cómo detectar un sitio web falso

Aunque a veces puede resultar muy difícil saber si un sitio web es legal o es un fraude, en la mayoría de ocasiones es bastante sencillo ya que los timadores no suelen realizar un trabajo demasiado elaborado, por decirlo de alguna manera. La gran mayoría de estos sitios web fraudulentos no venden nada; solo buscan la manera de hacerse con los datos personales y tarjetas de créditos de los clientes.

Por ley, el propietario de una web debe estar correctamente identificado y tiene que cumplir con una política de privacidad que debe respetar. Para preservar los derechos de los usuarios está el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) para que las empresas mantengan a buen recaudo los datos. Una política de privacidad, una política de cookies y un aviso legal deben estar siempre presentes en un sitio web legitimo.

Otro error característico muy fácil de detectar es la sección de contacto. Si un sitio web no cuenta con un apartado donde se pueda contactar de forma rápida con sus responsables o donde no figure ningún tipo de dirección postal, teléfono y correo electrónico, hay que comenzar a sospechar de forma seria.

Los errores de diseño y de lenguaje también pueden ser un indicativo de que se trata de un sitio web fraudulento. Diseños basados en plantillas rápidas y traducciones automáticas repletas de fallos ortográficos pueden significar que se trata de un sitio web creado de forma rápida para hacerse con todos los datos de los posibles compradores antes de cambiar de dominio o desaparecer sin dejar rastro.

Por último y muy de sentido común, hay que sospechar de los grandes descuentos y súper ofertas tan habituales en este tipo de sitios web falsos. Las empresas tienen margen para rebajar sus productos, sobre todo si se trata de productos antiguos, pero encontrar productos nuevos a mitad de precio o más baratos no es normal ni razonable.

Ahora en portada

Más en General