GENERAL/

Un ciclista de montaña muerto tras el ataque de un puma, en Seattle

Encontrarse animales salvajes cuando se realiza alguna actividad en la naturaleza, como por ejemplo ciclismo de montaña, es de lo más habitual. Lo que no resulta tan frecuente es encontrarse animales especialmente peligrosos como un puma, y menos aún, ser atacado mortalmente por dicho animal. Desafortunadamente, esto es lo que sucedió el sábado 19 de mayo a dos ciclistas de montaña que rodaban por un bosque cercano a Seattle, en el estado estadounidense de Washington.

Según explican los medios locales, los ciclistas circulaban por una zona boscosa cercana a la ciudad de Seattle cuando, de repente, un puma comenzó a perseguirlos. Tal y como recomiendan las autoridades ante estas situaciones, los ciclistas se bajaron de sus bicicletas y comenzaron a hacer ruido, consiguiendo que el felino huyese. Sin embargo, cuando intentaron montarse nuevamente en sus bicicletas, el puma apareció de nuevo atacando a uno de los ciclistas mientras su compañero huía a toda velocidad.

En TodoMountainBike: Un ciclista de montaña muerto tras el ataque de un puma, en Seattle

Contra todo pronóstico, el primer ciclista atacado logró liberarse del felino, que decidió perseguir al otro ciclista. Con heridas graves en cuello, cabeza y manos, el primer ciclista emprendió la huida buscando desesperadamente una zona de cobertura para poder solicitar ayuda con su teléfono móvil, no sin antes ver como el puma daba alcance a su compañero y lo arrastraba hacia el bosque. Cuando la ayuda llegó, encontraron al segundo ciclista muerto y semienterrado en la guarida del felino, con el animal encima.

¿El resultado de este desgraciado encuentro? Un ciclista muerto, un puma abatido a tiros, y otro ciclista con heridas de gravedad. No está de más reseñar que pese a la existencia de pumas en la zona, la oficina del Sheriff del condado de King, la que se hizo cargo del trágico suceso, destacó que "es extremadamente raro que un puma actúe tan agresivamente hacia los humanos". Y las estadísticas lo confirman: solo 20 muertes por ataque de puma en los últimos 100 años en todo Estados Unidos, y solo dos ataques reportados en el estado de Washington en el mismo período de tiempo.