Los errores más comunes a evitar antes de competir en una prueba ciclista

Participar en una de las muchas pruebas ciclistas del calendario es una de las mejores formas de divertirse, superarse a sí mismo y relacionarse con otras personas que comparten la misma afición. Sin embargo, para que una carrera o marcha ciclista sea una experiencia positiva, es fundamental no cometer alguno de los seis errores más extendidos entre muchos principiantes y algún que otro veterano.

En TodoMountainBike: Los errores más comunes a evitar antes de competir en una prueba ciclista
Marcha ciclista Orbea Monegros. ©Orbea

No entrenar previamente

Para hacer frente a una marcha o competición, sobre todo si esta tiene un recorrido más o menos exigente, es necesario ir preparado. Hay que entrenar al menos un par de semanas antes de forma regular para acudir a la cita con el cuerpo a punto para soportar un mayor esfuerzo, más teniendo en cuenta que en las competiciones, se suele realizar un mayor desempeño físico.

No calentar antes

Antes de cruzar la línea de salida, todo ciclista que aprecie su salud debería haber calentado previamente para acondicionar los músculos y el aparato cardiorrespiratorio al esfuerzo que está por llegar. No calentar da lugar a lesiones y otros problemas o, en el mejor de los casos, a alcanzar el máximo desempeño físico con un mayor retraso.

No regular el esfuerzo

Una de las escenas más típicas de cualquier carrera o marcha ciclista es ver como unos cuantos ciclistas salen a toda velocidad nada más arrancar la prueba para, unos kilómetros después, perder fuelle y ser nuevamente adelantados por el resto. Hay que saber dosificar la energía en función del recorrido de la prueba y de la capacidad física de cada cual.

No revisar la bicicleta

Un ciclista puede estar muy bien físicamente y, sin embargo, rodar encima de una bicicleta desajustada o mal preparada en el apartado mecánico. Tan importante es prepararse físicamente como realizar una revisión en profundidad a la bicicleta antes de participar en una carrera o marcha ciclista, además de llevar los recambios necesarios para solucionar cualquier avería que pueda surgir.

No hidratarse bien

La hidratación del ciclista es como la gasolina de los coches: si no hay combustible, el motor no funciona. Hidratarse correctamente durante una carrera o marcha ciclista haciendo uso de agua y de bebidas con sales minerales es fundamental para mantener un buen rendimiento y prevenir problemas como la aparición de calambres o una hipoglucemia, más conocida como pájara.

No reponer la energía

Dependiendo de la duración de la prueba o del nivel de exigencia de la misma, es bastante probable que el ciclista agote su energía si no repone fuerzas haciendo uso de alimentos y geles que contengan hidratos de carbono. No pararse en un avituallamiento para no perder tiempo o no hacer uso de geles energéticos o bebidas isotónicas lleva irremediablemente al agotamiento físico, incluso antes de terminar la competición.

Cargando más contenido...
Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información. Acepto | Quiero saber más