Equipamiento

La vida útil de un casco de ciclismo o cómo saber si ya toca cambiarlo

Dado que el casco desempeña una función crucial, la única protección para la cabeza mientras se monta en bicicleta, es esencial invertir en un reemplazo cuando sea necesario para garantizar la seguridad.

En el mundo del ciclismo, surgen dos preguntas bastante razonables que tarde o temprano resuenan en la mente de todos los ciclistas. ¿Los cascos tienen una fecha de expiración? ¿Se deben reemplazar después de un impacto severo? Para los lectores que estén ansiosos por estas dudas, la respuesta a ambas preguntas es afirmativa.

La vida útil de un casco de ciclismo o cómo saber si ya toca cambiarlo
Casco de ciclismo. Imagen: Jade Na Rowerze / Pixabay

Cómo saber cuándo reemplazar el casco

Antes de salir a montar en bicicleta, es muy importante asegurarse de que el casco esté en óptimas condiciones y ajustado correctamente. Además de revisar posibles abolladuras y arañazos, obviamente también sería ideal saber si ha llegado el momento de sustituirlo por uno nuevo.

Los cascos de ciclismo están diseñados para absorber la energía de un golpe mediante la deformación parcial de su estructura externa e interna. Aunque los daños no sean evidentes a simple vista para el ciclista, pueden existir microfisuras que debilitan la integridad del casco.

¿Qué significa esto? Aunque no se observen daños visibles, un casco puede no ofrecer el grado de protección necesaria para la que fue diseñado después de un impacto. Por este motivo, se recomienda reemplazarlo después de haber sufrido un golpe importante, incluso aunque no tenga daños visibles.

Por otro lado, los cascos con unos cuantos años encima también deben cambiarse. Con el tiempo, los materiales del casco pierden algunas de sus propiedades, lo que lleva al debilitamiento de la estructura y a la pérdida de su capacidad de proteger el cráneo. La recomendación general es reemplazar el casco cada tres años como máximo.

Mantener una limpieza y cuidado regulares del casco puede ayudar a detectar daños o señales de deterioro. Dado que el casco desempeña una función crucial, la única protección para la cabeza mientras se monta en bicicleta, es esencial invertir en un reemplazo cuando sea necesario para garantizar la seguridad.

Ahora en portada

Más en Equipamiento