LO ÚLTIMO:
General

Cinco recomendaciones para hacer ciclismo con mucho calor

Cuando el verano se instala con todo su esplendor, el calor puede convertirse en un desafío para los ciclistas. Las altas temperaturas pueden ser agotadoras y aumentar el riesgo de deshidratación y golpe de calor.

El ciclismo es una actividad que permite disfrutar de la libertad al aire libre y conectarse con el entorno que rodea a las personas. Sin embargo, cuando el verano se instala con todo su esplendor, el calor puede convertirse en un desafío para los ciclistas. Las altas temperaturas pueden ser agotadoras y aumentar el riesgo de deshidratación y golpe de calor.

Cinco recomendaciones para hacer ciclismo con mucho calor
Ciclistas. Foto: StockSnap / Pixabay

Por eso, es fundamental asegurarse de tomar ciertas precauciones para poder disfrutar de las salidas en bicicleta de manera segura y placentera incluso en los días más calurosos. A continuación, vamos a ver cinco importantes recomendaciones para hacer ciclismo con mucho calor.

Hidratación constante

En días de calor extremo, es importante garantizar la adecuada hidratación en todo momento. No hay que olvidar llevar una botella de agua durante todo el recorrido y programar paradas regulares para reponer los líquidos perdidos. Beber al menos dos vasos de agua antes de salir a pedalear es una excelente manera de comenzar.

Para mantenerse aún más hidratados, es recomendable optar por bebidas deportivas que contengan electrolitos, ya que estos ayudan a reponer las sales minerales que se pierden a través del sudor. Evitar las bebidas con alto contenido de azúcar, cafeína o alcohol también es importante, ya que pueden empeorar la deshidratación.

Ropa adecuada

La elección de la equipación adecuada es clave para mantenerse cómodo y evitar el sobrecalentamiento durante los días calurosos de ciclismo. Optar por prendas de colores claros y transpirables que ayuden a reflejar el calor y permitan que el aire circule es una buena decisión.

Las telas técnicas diseñadas para el rendimiento deportivo son ideales, ya que absorben el sudor y se secan rápidamente, manteniendo fresco y seco el cuerpo durante el recorrido. Usar un sotocasco o gorra para proteger la cabeza y el rostro del sol directo, así como unas gafas de sol para proteger los ojos de los rayos UV, también son medidas recomendables.

Rutas y horarios inteligentes

En días calurosos, es esencial planificar las rutas y horarios de ciclismo de manera estratégica. Optar por senderos o carreteras con sombra y evitar las zonas expuestas al sol durante las horas más calurosas del día, generalmente entre las 11:00 de la mañana y las 16:00 de la tarde, es aconsejable. Si es posible, programar las salidas temprano por la mañana o al final de la tarde, cuando las temperaturas son más suaves y agradables para pedalear.

Antes de salir, consultar la previsión del tiempo y ajustar el plan si se espera un aumento significativo en las temperaturas es una medida prudente. Hay que recordar que no siempre se trata de la distancia o la velocidad, sino de disfrutar del ciclismo de manera segura y sin riesgos innecesarios. Es importante tener en cuenta la seguridad y la diversión por encima de otros factores.

Protección solar

El sol intenso puede ser perjudicial para la piel, por lo que es esencial protegerse adecuadamente. Asegurarse de aplicar generosamente protector solar de amplio espectro con un SPF de al menos 30 antes de salir a montar en bicicleta es imprescindible. Hay que prestar especial atención a las áreas expuestas de la piel, como la cara, el cuello, los brazos y las piernas.

Además, es recomendable utilizar prendas con protección UV para reducir la exposición directa al sol. Así que, además de llevar el protector solar para estar protegido durante las salidas en bicicleta bajo el sol ardiente, la equipación adecuada también es clave para mantener la piel sana.

Escuchar al cuerpo

Por último, y no menos importante, es fundamental estar atento a las señales que envía el cuerpo mientras se monta en bicicleta en condiciones de calor extremo. Si se siente mareo, fatiga o desorientación, es una señal de que se puede sufrir un golpe de calor o agotamiento por calor. En ese caso, detenerse en un lugar seguro, buscar sombra y beber agua para hidratarse es fundamental.

Escuchar al cuerpo y tomar las medidas adecuadas puede evitar problemas de salud más graves y garantizar que disfrutemos de unas salidas en bicicleta de manera segura y saludable. El ciclismo en verano es una experiencia maravillosa, pero hay que tomar ciertas precauciones: mantenerse hidratado, usar ropa adecuada, planificar las rutas y horarios, protegerse del sol y saber escuchar al cuerpo.

Ahora en portada

Más en General