Eloi Palau, tras su grave accidente con una bomba de la Primera Guerra Mundial: "No sé si podré volver a competir"

El lunes 26 de agosto a primera hora de la tarde, Eloi Palau, campeón del mundo de Bici Trial en categoría Junior, sufrió un gravísimo accidente en el glaciar italiano de Presena, en los Dolomitas. El biker catalán estaba junto a su compañero Sergi Llongueras disfrutando de un día libre tras haber participado en la segunda prueba de la Copa del Mundo en Vermiglio cuando encontraron la bomba semienterrada en la nieve e intentaron sacarla.

Al manipular la bomba, un artefacto de la Primera Guerra Mundial, esta explotó alcanzado de pleno al joven campeón catalán. Eloi Palau sufrió heridas graves en las extremidades superiores así como en los ojos, y fue trasladado por los servicios de emergencia hasta un hospital de Trento donde estuvo ingresado durante 10 largos días. Sergi Llongueras también sufrió quemaduras en las extremidades y heridas en los ojos, aunque de menor gravedad.

En TodoMountainBike: Eloi Palau, tras su grave accidente con una bomba de la Primera Guerra Mundial: "No sé si podré volver a competir"
Eloi Palau recuperándose en Viladrau, pueblo donde reside.

Según ha explicado recientemente el propio Eloi al diario La Vanguardia: Los médicos no saben cuándo volveré a subir a una bicicleta. No sé si podré volver a competir o si será necesario adaptar el manillar a mis dedos pues no tengo movilidad en dos de ellos. El ciclista catalán sufrió graves quemaduras en las piernas, la rotura de los dos tímpanos y lesiones en los ojos a causa de las partículas metálicas despedidas durante la explosión.

La bomba de la Primera Guerra Mundial encontrada por Eloi y Llongueras estaba oculta por la nieve en una zona donde hubo continuos enfrentamientos entre el ejército italiano y el austrohúngaro durante la Gran Guerra, constantemente bombardeada por la artillería italiana en aquellos tiempos. Debido al deshielo de los glaciares por el cambio climático, algunas de estas bombas están emergiendo del hielo que las ha mantenido ocultas durante años.

Los dos bikers lamentan que las autoridades de la zona no adviertan a los excursionistas de la presencia de estos peligrosos restos de la guerra: Habíamos llegado a la cima con Sergi y en el descenso los dos entramos en una cueva. No había ningún cartel que avisara de que podía haber explosivos, ni allí ni tampoco en el teleférico que tomamos para subir a la montaña. Cuando estábamos saliendo se produjo la explosión. Supongo que fue una bomba, explica el campeón catalán mientras se recupera de sus lesiones en Viladrau, pueblo donde reside.

Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información. Acepto | Quiero saber más