Cuatro ciclistas + una ruta de montaña + dos crías de alce = Una mamá alce con muy malas pulgas

Al parecer, los ciclistas de montaña deben enfrentarse cada día con nuevos y sorprendentes peligros. Es el caso de cuatro amigos ciclistas que disfrutaban de una buena ruta de montaña rodando por Kincaid Park, una maravilloso parque natural de Alaska, cuando fueron sorprendidos por una mamá alce muy furiosa. Al parecer, el animal pastaba tranquilamente junto a sus dos crías cuando los ciclistas irrumpieron en su territorio, provocando el ataque de mamá alce que, probablemente, sólo pretendía proteger a sus pequeños de tan malvados jinetes del metal. Precaución ahí fuera, chicos y chicas.

Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información. Acepto | Quiero saber más