Sam Pilgrim demostrando gráficamente por qué las bicicletas baratas son... baratas

Dice un conocido refrán que no es la flecha, es el indio y, aunque muchas veces es aplicable en el mundo del ciclismo, no siempre ocurre así. Le pese a quien le pese, la gran mayoría de bicicletas de montaña baratas, las que se pueden encontrar en grandes centros comerciales por precios irrisorios, no están preparadas para soportar cualquier otra cosa que no sea pedalear suavemente por pistas de tierra o paseos urbanos. Sam Pilgrim, experto en Freeride, demuestra en el siguiente vídeo que ante la más mínima exigencia mecánica, las bicicletas 'de supermercado' se convierten en chatarra, literalmente hablando.

Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio y de ofrecer anuncios personalizados. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información en nuestra Política de Cookies. Acepto | Quiero saber más