COMPETICIÓN/ 23 de Marzo, 2018

La hazaña de Maximiliano, segundo clasificado en la prueba MTB más exigente de México a los mandos de un auténtico hierro

La Sky Challenge Bike está considerada como una de las pruebas más exigentes de todo México. Se trata de una carrera para bicicletas de montaña en la que los participantes tienen que recorrer 30 kilómetros superando un desnivel positivo de 2.100 metros, un reto que no está al alcance de cualquiera. En la edición de 2018, cerca de 500 ciclistas se desplazaron hasta Ciudad Serdán, sede de la prueba, para participar en el evento, incluyendo a Maximiliano Contreras, un residente de la localidad que logró alzarse con la segunda posición de la categoría Máster-40.

En TodoMountainBike: La hazaña de Maximiliano, segundo clasificado en la prueba MTB más exigente de México a los mandos de un auténtico hierro

¿Qué tiene de especial la victoria de Maximiliano? Básicamente, todo. El corredor de Ciudad Serdán quedó segundo en la categoría Máster-40 corriendo a los mandos de un auténtico hierraco o, lo que es lo mismo, una bicicleta fabricada en hierro con muchos años a sus espaldas y, obviamente, sin ninguno de los componentes que suelen ser habituales en las bicicletas modernas, tales como frenos de disco, horquilla delantera de suspensión o incluso un cassette trasero de desarrollo generoso.

En TodoMountainBike: La hazaña de Maximiliano, segundo clasificado en la prueba MTB más exigente de México a los mandos de un auténtico hierro

Además de una bicicleta digna de museo, Maximiliano tampoco hizo uso de la equipación habitual, enfundándose un chándal y unas zapatillas deportivas de calle para participar en el evento. Según relatan los medios locales que han hecho eco de la noticia, Maximiliano comenzó a pedalear nada más darse el pistoletazo de salida a una altura de 2.500 metros sobre el nivel del mar y no paró hasta cruzar la línea de meta 30 kilómetros después, a una altura de 4.600 metros sobre el nivel del mar, sin siquiera llevar un bidón o botella para hidratarse durante el transcurso de la carrera. Un claro ejemplo de, como dice el refrán, no es la flecha, es el indio.