COMPONENTES/ 21 de Diciembre, 2016

Las ventajas (y desventajas) de los platos ovalados

El imparable auge de las transmisiones monoplato ha traído consigo un aumento del interés, tanto por parte del usuario como de fabricantes, por los platos ovalados. ¿Qué ventajas tienen este tipo de platos con respecto a los convencionales? ¿Y qué inconvenientes? Las preguntas son muchas y variadas, y por ello nada mejor que un interesante resumen con las ventajas y desventajas de hacer uso de platos ovalados.

En TodoMountainBike: Las ventajas (y desventajas) de los platos ovalados

Ventajas de los platos ovalados

  • 1. Optimizan el pedaleo: La función principal de los platos ovalados es la de mejorar el momento de fuerza del pedaleo, tanto en su parte efectiva (empuje del pedal) como inefectiva (tirar del pedal).
  • 2. Mejoran la entrega de potencia: Debido a un pedaleo más suave y constante, sin puntos muertos, los platos ovalados mejoran la entrega de potencia de un ciclista alrededor de un 5% o 6% aumentando, de forma consecuente, el rendimiento sobre la bicicleta.
  • 3. Permiten múltiples ajustes: La mayoría de fabricantes de platos ovalados permiten instalar los mismos en diferentes posiciones, cada una de ellas destinada a adaptarse a las necesidades únicas de cada ciclista. Rotor es, con diferencia, el fabricante de los platos ovalados más adaptables del mercado.
  • 4. Tres medidas de plato en uno: La ovalidad de los platos permite a los ciclistas disfrutar de tres medidas de plato en una configuración monoplato. Un plato ovalado de 32 dientes es equivalente, a modo de ejemplo simplificado, a rodar con un plato de 30 dientes en la fase de menor ovalidad y de 34 dientes en el punto de máximo ovalamiento.

Inconvenientes de los platos ovalados

  • 1. Período obligatorio de adaptación: Montar un plato ovalado y comenzar a pedalear como si tal cosa no es posible. Hasta la adaptación de los músculos al nuevo movimiento de los pedales, es necesario un período de adaptación que, dependiendo del ciclista, puede incluso resultar fallido.
  • 2. Dificultad de ajuste: Además del obligado período de adaptación a los platos ovalados, la mayoría de éstos cuentan con diferentes posiciones y grados de ovalamiento para permitir un ajuste adaptado a las necesidades del ciclista. Sin el asesoramiento adecuado, puede resultar muy difícil elegir el tipo y medida de plato que mejor se adapte a la forma de pedalear de uno u otro usuario.
  • 3. Uso único en una de varias bicicletas: La memoria muscular es una gran aliada de los deportistas, pero también puede convertirse en un problema añadido. Combinar el uso de platos ovalados en una bicicleta y de platos redondos en otra puede resultar contraproducente, sobre todo en ciclistas que no realizan entrenamientos regulares con ambas, impidiendo el máximo desempeño en cualquiera de los dos tipos de plato.
  • 4. No funcionan en todos los ciclistas: Cada ciclista es único, así como su forma de pedalear. A pesar de que los platos ovalados pueden encontrarse en diferentes tipos de ovalamiento e instalarse en diferentes posiciones, no todos los ciclistas consiguen adaptarse a los mismos, ya sea por falta de asesoramiento, por impaciencia durante el período de adaptabilidad, o por algún tipo de problema físico o hábito fuertemente arraigado.
Cargando más contenido...