GENERAL/ 12 de Mayo, 2017

No ha sido un ciclista, pero es igual de lamentable: conductora borracha y drogada mata a su propio bebé

Con todos los medios de comunicación de España difundiendo noticias acerca de la conductora que mató a tres ciclistas en Valencia, y con el propio Director General de la DGT anunciando una comisión urgente de Seguridad Vial para activar un Plan Urgente de Protección para los ciclistas, un nuevo y más escandaloso accidente si cabe sucedido en Toledo termina de poner de manifiesto que la seguridad vial en España es más bien INSEGURIDAD VIAL, en mayúsculas.

En TodoMountainBike: No ha sido un ciclista, pero es igual de lamentable: conductora borracha y drogada mata a su propio bebé

El suceso en cuestión tuvo lugar durante la madrugada del 12 de mayo cuando una conductora perdió el control de su vehículo y acabó empotrándolo contra una farola, en la localidad toledana de Gerindote. En el coche viajaban la conductora y sus dos hijos, un bebé de 10 meses y un niño de 7 años de edad, en los tres casos sin los cinturones de seguridad puestos. A consecuencia del accidente, el bebé entró en parada cardiorrespiratoria y falleció poco después en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo. El menor de 7 años resultó herido y quedó ingresado en el centro hospitalario, siendo la madre la única ilesa del accidente.

En TodoMountainBike: No ha sido un ciclista, pero es igual de lamentable: conductora borracha y drogada mata a su propio bebé

Hasta aquí puede parecer un desafortunado accidente más, salvando obviamente el tema de los cinturones de seguridad. Pero no, la madre, al igual que la conductora asesina de ciclistas de Valencia, dio positivo en alcohol y cocaína, por lo que conducía bajo los efectos de dichas sustancias poniendo en peligro su propia seguridad, la de sus hijos (con resultado de muerte para uno de ellos) y la de cualquiera que esa noche se cruzase en su camino. Algo debe cambiar en España, y debe hacerlo de forma urgente.

Cargando más contenido...