General

Alejandro Valverde revienta el récord de la Quebrantahuesos y provoca la indignación de los cicloturistas aficionados

Para muchos de los 11.000 ciclistas aficionados que han estado presentes en esta edición, la actitud de Valverde ha sido muy cuestionable.

La Quebrantahuesos y Treparriscos, la marcha cicloturista más importante y multitudinaria de todas cuantas se celebran en España, ha contado con un ilustre invitado para su edición de 2023: nada más y nada menos que Alejandro Valverde, recién retirado este mismo año como profesional de carretera pero debutando en pruebas de gravel.

Alejandro Valverde revienta el récord de la Quebrantahuesos y provoca la indignación de los cicloturistas aficionados
Valverde e Induráin momentos antes de la salida. Foto: QHyTR

La ética de Alejandro Valverde incendia las redes sociales

A diferencia de otros grandes nombres del ciclismo que también han pasado (y pasan) por la Quebrantahuesos como son Miguel Induráin, Pedro Delgado, Óscar Pereiro, Joseba Beloki, Ivan Basso, Fernando Escartín, Abraham Olano o Tony Rominger, entre otros, Alejandro Valverde no se conformó con rodar con los aficionados y compartir un bonito día de pedales.

El murciano fue a por todas, inquebrantable (nunca mejor dicho) en esa ambición por ganar que ha marcado su carrera deportiva, y completó el recorrido de la prueba con un tiempo de 5 horas, 14 minutos y 30 segundos, pulverizando el récord que desde hace 16 años tenía el cicloturista vasco Mikel Azparren.

La Quebrantahuesos y Treparriscos es una marcha cicloturista de carácter lúdico, no una carrera competitiva donde los ciclistas van a muerte contra el crono. El mejor premio es completar cualquiera de los dos recorridos propuestos por la organización, disfrutar del paisaje y de la compañía, y en definitiva, compartir una jornada de ciclismo en el mejor ambiente.

Pero para Alejandro Valverde, parece ser que pedalear por diversión no es una opción. ¿Era necesario competir para ganar en una marcha cicloturista no competitiva? Para muchos de los 11.000 ciclistas aficionados que han estado presentes en esta edición, la actitud de Valverde ha sido muy cuestionable.

Las redes sociales no han tardado en llenarse con mensajes de tono reprensivo como Se ganan las carreras, pero nunca se gana una NO carrera, Si no entiende de retiradas, que no se hubiera retirado y no se ponga a competir con aficionados, Esto es como jugar un partido de fútbol con tus hijos y machacarles 12-0, o Si digo lo que pienso me meten preso.

Lo último

Más en General