General

Cremas con efecto frío y calor: dos armas para tratar el dolor muscular y articular

En general, las cremas con efecto frío son más adecuadas para el dolor agudo, mientras que las cremas con efecto calor son más adecuadas para el dolor crónico.

En el mundo del deporte, el dolor es un compañero inseparable. Tanto los deportistas profesionales como los aficionados pueden sufrir lesiones, contracturas o simplemente molestias musculares. Para aliviar este dolor, existen una serie de productos que pueden ser de gran ayuda, entre ellos las cremas con efecto frío y calor.

Cremas con efecto frío y calor: dos armas para tratar el dolor muscular y articular
Masaje. Imagen: Jarmon_88 / Pixabay

Las cremas con efecto frío son las más utilizadas para aliviar el dolor agudo. Su acción refrescante ayuda a reducir la inflamación y el dolor. Son especialmente útiles para tratar lesiones recientes, como esguinces o torceduras. También pueden ser utilizadas para aliviar el dolor muscular después de hacer ejercicio.

Las cremas con efecto calor, por su parte, son más adecuadas para tratar el dolor crónico. Su acción vasodilatadora ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a reducir la inflamación. Son útiles para tratar el dolor muscular crónico, la artritis u otras afecciones articulares.

¿Cómo elegir la crema adecuada?

La elección de la crema adecuada dependerá del tipo de dolor que se quiera aliviar. En general y como hemos visto, las cremas con efecto frío son más adecuadas para el dolor agudo, mientras que las cremas con efecto calor son más adecuadas para el dolor crónico.

También es importante considerar la zona afectada. Si se desea aplicar la crema en una zona sensible, es mejor elegir una crema con un efecto suave.

Por último, es recomendable probar diferentes cremas para encontrar la que mejor funcione. Algunas personas pueden experimentar una sensación de ardor o irritación con las cremas con efecto calor.

Cremas con efecto frío

Las cremas con efecto frío suelen contener ingredientes como el mentol, la menta, el eucalipto, o el árnica. Estos ingredientes tienen propiedades refrescantes que ayudan a reducir la inflamación, el dolor, y la sensación de calor.

Las cremas con efecto frío son especialmente útiles para aliviar el dolor muscular después de hacer ejercicio o de sufrir una lesión; para reducir la hinchazón en zonas como las piernas, los tobillos, o los ojos; para aliviar la rojez, el dolor, y la inflamación causada por la exposición al sol; y para refrescar la piel y aliviar la sensación de calor.

Las cremas con efecto frío se deben aplicar en la zona afectada con un suave masaje. Se recomienda aplicarlas de 2 a 3 veces al día, o según sea necesario.

Cremas con efecto calor

Las cremas con efecto calor suelen contener ingredientes como la capsaicina, el jengibre, o la cúrcuma. Estos ingredientes tienen propiedades antiinflamatorias y analgésicas que ayudan a aliviar el dolor.

Las cremas con efecto calor se pueden utilizar para aliviar el dolor muscular crónico o agudo; para reducir la rigidez articular causada por la artritis u otras afecciones; y para mejorar la circulación sanguínea en zonas como las piernas, los tobillos, o los brazos.

Las cremas con efecto calor se deben aplicar en la zona afectada con un suave masaje. Igual que las cremas con efecto frío, se recomienda aplicarlas de 2 a 3 veces al día, o según sea necesario.

Ahora en portada

Más en General