Los seis síntomas que pueden indicar un sobreentrenamiento sobre la bicicleta

Se acabaron las vacaciones y llegó la hora de entrenar duro para volver a coger un estado de forma óptimo y perder esos kilos ganados. Esta situación es muy habitual y se repite cada año para miles y miles de aficionados al ciclismo, trayendo consigo un problema también bastante común: un exceso de actividad física después de un período de descanso que desemboca en lo que se conoce como sobreentrenamiento.

En TodoMountainBike: Los seis síntomas que pueden indicar un sobreentrenamiento sobre la bicicleta
Ciclistas de montaña porteando bicis. ©Photosforyou/Pixabay

Síntomas del sobreentrenamiento

Los síntomas más característicos del sobreentrenamiento son muy fáciles de detectar y conocerlos puede ayudar a cualquier ciclista a mejorar su rendimiento descansando justo cuando es necesario. Para prevenir un exceso de entrenamiento y los consecuentes problemas de salud que trae consigo, nada mejor que tener en cuenta los siguientes puntos.

Incremento del apetito

Es uno de los primeros síntomas en aparecer. El organismo necesita un aporte extra de calorías y nutrientes para poder reparar las fibras musculares y reponer los depósitos de glucógeno. Aunque tener hambre no es algo excesivamente malo, hay que saber escuchar al cuerpo. Si un ciclista tiene más hambre que de costumbre, la mejor opción pasa por consumir una dieta rica en hidratos de carbono, vitaminas y minerales.

Falta de motivación

No tener ganas de salir con la bicicleta, e incluso de realizar cualquier tipo de actividad, es otro síntoma clave que hay que vigilar. La desmotivación puede venir por realizar entrenamientos exigentes y prolongados, y es debida principalmente a que el cuerpo está avisando de que ya tiene suficiente y que es hora de bajar un poco el ritmo. Un día completo de descanso es lo mejor para recuperar las ganas de pedalear.

Ritmo cardíaco irregular

Hacer uso de un pulsómetro es algo que todo deportista regular debería tener en cuenta. Controlar el ritmo cardíaco, conocer las zonas de frecuencia cardíaca y saber distinguir entre un pulso normal y un pulso alterado es norma obligada de todo deportista que se precie. Un aumento o descenso de pulsaciones con respecto al ritmo habitual es, con toda probabilidad, un síntoma de sobreentrenamiento que hay que solucionar con unos días de descanso.

Tirones y calambres musculares

Los tirones y calambres musculares son un síntoma muy común en los deportistas sobreentrenados, ya que estos sobrecargan su sistema nervioso central mediante sesiones de ejercicio muy intensas y de larga duración. Para prevenir estos problemas musculares, nada mejor que unos días de descanso para prevenir algún tipo de lesión que termine convirtiéndose en un problema mucho más grave.

Dolor de espalda, hombros o cabeza

Notar dolor en la parte baja de la espalda, los hombros o la cabeza son síntomas que indican al ciclista que está forzando su organismo en el entrenamiento. Para solucionar o prevenir estos dolores, hay que reducir la intensidad de los entrenamientos y, si el dolor persiste, disfrutar de un día o dos de descanso total para una total recuperación.

Sueño alterado

Los hábitos nocturnos de sueño pueden cambiar cuando se entrena de forma excesiva. Si un ciclista nota que necesita dormir mucho más o, en el caso contrario, que sus horas de sueño disminuyen y se levanta más cansado, es el momento de dejar de entrenar durante unos días. El descanso es muy importante para recuperar el organismo del ejercicio físico, siendo muy recomendable dejar de entrenar hasta conseguir recobrar los hábitos de sueño habituales.

Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio y de ofrecer anuncios personalizados. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información en nuestra Política de Cookies. Acepto | Quiero saber más