Así se roba (o casi) una bicicleta transportada en un portabicicletas trasero para el coche

Llevar una o varias bicicletas amarradas a un portabicicletas trasero es lo más habitual a la hora de transportarlas en un coche. Fijarlas al mencionado portabicicletas sin ningún tipo de seguridad añadida, también. En el siguiente vídeo, un claro ejemplo de que, para un ladrón, un portabicicletas sin seguridad alguna es un reclamo muy jugoso, sobre todo circulando por ciudad y muy especialmente en las obligatorias paradas en semáforos o retenciones.

Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información. Acepto | Quiero saber más