Competición

Tadej Pogacar se lleva su segunda Strade Bianche rodando 80 kilómetros en solitario

La contundente victoria de Pogacar tiene mérito por partida doble, ya que el propio ciclista esloveno, como si hubiera visto el futuro, había declarado antes de la prueba que atacaría en el tramo de Santa María.

El ciclista esloveno Tadej Pogacar, integrante del UAE Team Emirates, se ha adjudicado por segunda vez la clásica por la Toscana. Pogacar ha sido el vencedor indiscutible de la edición 2024 de la Strade Bianche tras lanzar un sorprendente ataque a 81 kilómetros de meta que no tuvo respuesta en el pelotón.

Tadej Pogacar se lleva su segunda Strade Bianche rodando 80 kilómetros en solitario
Tadej Pogacar en la Strade Bianche 2024. Imagen: UAE Team Emirates

Un ataque premeditado y una marca histórica en la Strade Bianche

Un exigente recorrido de 215 kilómetros con salida y llegada en Siena y 15 tramos de tierra de por medio, fue el escenario donde Tadej Pogacar volvió a convertirse en el principal protagonista de la 18ª edición de la prueba, tal y como ya hiciera en 2022 cuando logró su primera victoria.

La contundente victoria de Pogacar tiene mérito por partida doble, ya que el propio ciclista esloveno, como si hubiera visto el futuro, había declarado antes de la prueba que atacaría en el tramo de Santa María. Y dicho y hecho, así lo hizo el esloveno, a falta todavía de 81 kilómetros para la meta, para rodar en solitario desde ese punto sin que nadie le soplase en la espalda.

Tadej Pogacar cruzó la línea de meta con un tiempo de 5 horas, 19 minutos y 45 segundos, sacando cerca de 3 minutos al letón Tom Skujins (Lidl-Trek), segundo clasificado a 2:44 minutos de Pogacar. El belga Maxim van Gils (Lotto), completó el podio con una tercera plaza, a 2:47 minutos del primer tiempo.

Precisamente mirando la tabla de tiempos también aparece otra gran proeza de Pogacar, que además de meterse en el bolsillo su segunda Strade Bianche, también logró establecer una marca histórica de esta clásica, superando sobradamente los 42 segundos que había entre la máxima distancia entre el primero y el segundo clasificado en la historia de la prueba.

La carrera fue muy rápida y selectiva desde el principio. No creo que nadie esperara eso. Las condiciones eran realmente duras y no quedaban muchos recursos en el grupo. No pude ver nada en Santa María, así que fui a tope. Sabía que iba a ser largo, pero conocía la diferencia. La primera carrera de la temporada siempre es dura mentalmente. Pero hice una muy buena preparación durante todo el invierno, comentaba Pogacar tras su espectacular victoria.

Ahora en portada

Más en Competición