General

Descifrando la verdad nutricional: desenmascarando 10 mitos comunes de la alimentación

Existen mucho mitos nutricionales que persisten en la cultura popular y que, sin embargo, no deberían tomarse como dogma a seguir.

En el vasto mundo de la nutrición, circulan innumerables consejos, afirmaciones y creencias. Sin embargo, no todo lo que se dice es cierto ni respaldado por la evidencia científica. Existen mucho mitos nutricionales que persisten en la cultura popular y que, sin embargo, no deberían tomarse como dogma a seguir.

Descifrando la verdad nutricional: desenmascarando 10 mitos comunes de la alimentación
Comida saludable. Foto: Cattalin / Pixabay

10 mitos sobre la nutrición

Es común pensar que saltarse comidas acelerará la pérdida de peso. Sin embargo, omitir comidas puede llevar a la ralentización del metabolismo y al aumento de la ingesta calórica posterior. El cuerpo necesita combustible regularmente para mantenerse eficiente y saludable.

Otro mito es el de evitar las grasas a toda costa. No todas las grasas son iguales. Las grasas saludables, como las que se encuentran en los aguacates, los frutos secos y el aceite de oliva, son esenciales para una dieta equilibrada. Evitar todas las grasas puede ser perjudicial para la salud.

Los carbohidratos son una fuente vital de energía y no son ese alimento prohibido que hace engordar con solo ingerirlo. Optar por carbohidratos integrales, como granos enteros y frutas, en lugar de carbohidratos refinados, es la clave. El control de porciones y de la fuente es más importante que eliminarlos por completo.

Lo que importa es la cantidad y la calidad de las calorías que se consumen a lo largo del día, no el momento. Comer en exceso a cualquier hora puede contribuir al aumento de peso, ya sea por la mañana, al mediodía o por la noche. Por lo que el mito de no ingerir nada a partir de las 20:00 de la tarde es más ficción que realidad.

La relación entre los huevos y el colesterol es más compleja de lo que se creía. Consumir huevos con moderación como parte de una dieta equilibrada no suele aumentar significativamente el colesterol en personas sanas, echando por tierra esa creencia general de que los huevos aumentan el colesterol.

En cuanto a los suplementos nutricionales, si bien algunos suplementos son beneficiosos para cubrir ciertas deficiencias, obtener nutrientes de fuentes naturales es lo preferible. Consultar a un profesional de la salud antes de tomar suplementos es la mejor opción, sin caer en creencia y consejos que elevan a uno u otro suplemento a la categoría de milagroso.

Una creencia también bastante extendida, incluso entre profesionales de la nutrición humana, es que beber agua durante las comidas es perjudicial. La hidratación es esencial en cualquier momento, y ningún estudio serio ha comprobado que beber agua durante las comidas tenga un impacto significativo en la digestión.

No podían faltar en esta lista de mitos de la nutrición las siempre famosas dietas milagros. Las dietas de moda a menudo son restrictivas y difíciles de mantener a largo plazo, además de que sus efectos no se mantienen con el tiempo, provocando un efecto rebote todavía más perjudicial. Hay que optar por un enfoque equilibrado y sostenible en lugar de buscar soluciones rápidas.

Otro mito bastante extendido es que el azúcar de las frutas es malo para la salud. El azúcar de las frutas viene acompañado de fibra y nutrientes, lo que se traduce en que consumir frutas en su forma natural es saludable, siempre que se haga con moderación.

Por último, volvemos al tema de las grasas, la principal culpable de que las personas engorden según la creencia popular. Nada más lejos de la realidad, las calorías totales que se ingieren cada día y la calidad de la dieta son los factores principales en la pérdida o ganancia de peso.

Ahora en portada

Más en General