General

Tal día como hoy hace 20 años murió Marco Pantani, uno de los mejores escaladores de todos los tiempos

Veinte años después de su muerte, su legado sigue vivo. Su nombre sigue siendo sinónimo de ciclismo y de lucha contra la adversidad.

Hoy, 14 de febrero de 2024, se cumplen 20 años de la muerte de Marco Pantani, uno de los ciclistas más talentosos y carismáticos de la historia. El Pirata, como era conocido cariñosamente en el mundillo ciclista, falleció en un hotel de Rimini a la edad de 34 años. La causa oficial de su muerte fue una sobredosis de cocaína, pero las circunstancias que rodearon su fallecimiento siguen siendo a día de hoy objeto de debate.

Tal día como hoy hace 20 años murió Marco Pantani, uno de los mejores escaladores de todos los tiempos
Marco Pantani ascendiendo el Alpe d'Huez en el Tour de 1997. Imagen: Hein Ciere / Wikiportrait

Su historia es una historia de talento, pasión y tragedia

Pantani nació en Cesena, Italia, en 1970. De 1,72 metros de altura y 57 kilos de peso, se convirtió en profesional en 1992 y debutó en una Gran Vuelta en 1993, en el Giro de Italia, una carrera que abandonó pero donde tuvo una soberbia actuación al año siguiente, quedando segundo por detrás de Eugeni Berzin y por delante del entonces tricampeón del Tour Miguel Induráin.

Dos meses después, debutó en el Tour de Francia de 1995, quedando tercero en la clasificación final. Justo cuando se adivinaba el despegue de su carrera, Pantani sufrió una terrible colisión con un automóvil, en el transcurso de la Milán-Turín en octubre de 1995, que le provocó una doble fractura en una pierna que provocó que se perdiera toda la temporada 1996 y el principio de la de 1997.

Fue en 1998 cuando Pantani tocó la cumbre de su carrera como ciclista, ganando tanto el Giro de Italia como el Tour de Francia ese mismo año, un logro que solo otros seis ciclistas han conseguido. Su estilo de ataque y su capacidad para subir las montañas con una facilidad asombrosa le convirtieron en un ídolo para millones de aficionados en todo el mundo.

Sin embargo, su carrera también estuvo marcada por la controversia. En 1999, fue descalificado del Giro de Italia por presentar un hematocrito elevado, lo que sugería un caso de dopaje con EPO, aunque no se pudo probar de forma concluyente. El Tour de Francia del 2000 fue su última gran carrera antes de caer en una larga batalla contra la depresión y la adicción a las drogas.

El 14 de febrero de 2004, Pantani fue encontrado muerto en la habitación de un hotel en la localidad costera italiana de Rímini, adonde había llegado unos días antes. La sospecha de que se hubiera suicidado, después de que se encontraran en la habitación medicamentos antidepresivos (de ellos algunas cajas vacías y otras iniciadas), fue descartada por el fiscal investigador; sin embargo, no fue completamente rebatida.

La autopsia dio por causa de muerte un paro del corazón como resultado de un edema pulmonar y cerebral. El 19 de marzo de 2004 el informe oficial de la autopsia a Pantani estableció que este murió por una sobredosis de cocaína. Su adicción a esta sustancia se remontaba al otoño de 1999, poco después de su expulsión del Giro de Italia, y era conocida en su círculo de amigos. Tanto es así, que muchos consideran que El Pirata murió en realidad aquella mañana de 1999 en la localidad de Madonna di Campiglio, donde fue expulsado del Giro por presunto dopaje.

A pesar de sus problemas personales, Pantani nunca ha dejado de ser un ídolo para muchos aficionados. Su muerte prematura fue una tragedia para el mundo del ciclismo, ya que fue un ciclista único e irrepetible. Su talento natural, su determinación y su espíritu de lucha le convirtieron en uno de los mejores escaladores de todos los tiempos.

Por otro lado, su pasión por el ciclismo y su personalidad extrovertida le convirtieron en un ídolo para millones de aficionados en todo el mundo. Veinte años después de su muerte, su legado sigue vivo. Su nombre sigue siendo sinónimo de ciclismo y de lucha contra la adversidad.

Ahora en portada

Más en General