¿Ciclocomputador o teléfono móvil para la bicicleta? Mayalen Noriega expone los pros y los contra de cada opción

En los últimos años, los ciclocomputadores han avanzado muchísimo respecto a aquellos modelos que no hace mucho tiempo tenían que instalar pasando cables e instalando imanes en la bici. En los teléfonos móviles ha ocurrido exactamente lo mismo, mucho más potentes, compactos y ligeros que aquellos primeros modelos que casi necesitaban una mochila para llevarlos encima.

Con estas dos opciones en la mano, ¿es mejor usar el teléfono móvil como ciclocomputador para la bicicleta o un ciclocomputador dedicado? La respuesta la tienen las necesidades de cada usuario, puesto que cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes. Mayalen Noriega, presentadora de GCN en Español, pone a prueba ambos sistemas para aclarar las dudas de cualquier interesado.

Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio y de ofrecer anuncios personalizados. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información en nuestra Política de Cookies. Acepto | Quiero saber más