EQUIPAMIENTO/

AfterShokz Trekz Air, unos auriculares por conductividad ósea para pedalear sin infringir la ley

Muchos deportistas, ya sean corredores, ciclistas o de cualquier otra modalidad, hacen uso de auriculares para escuchar su música favorita mientras entrenan. Esta práctica no es nada recomendable puesto que aíslan del entorno al deportista, e incluso está prohibida en el caso de los ciclistas debido al obvio peligro que supone circular completamente ajeno a lo que sucede alrededor. ¿Una solución efectiva y legal? Los nuevos AfterShokz Trekz Air, unos auriculares por conductividad ósea que eliminan el aislamiento acústico del usuario.

En TodoMountainBike: AfterShokz Trekz Air, unos auriculares por conductividad ósea para pedalear sin infringir la ley

Los Trekz Air de AfterShokz hacen uso de los huesos del cráneo para hacer llegar al oído interno el sonido transmitido a través de vibraciones, dejando libre la oreja del usuario para otros menesteres como, por ejemplo, escuchar cualquier posible peligro. Una ventaja añadida de estos auriculares es que, además de no aislar acústicamente a la persona que los lleva, también evita los posibles daños que pueden derivarse de un sonido demasiado alto en unos auriculares convencionales.

Los AfterShokz Trekz Air se vinculan vía Bluetooth a un teléfono móvil o reproductor compatible para que no haya cables de por medio, y se alimentan de una batería recargable vía USB con una autonomía de hasta 6 horas de uso. Como todo accesorio destinado al aire libre, los auriculares cuentan con certificado IP55, lo que garantiza resistencia al sudor, polvo y humedad.

En TodoMountainBike: AfterShokz Trekz Air, unos auriculares por conductividad ósea para pedalear sin infringir la ley

El peso declarado de estos auriculares por conductividad ósea se queda en 36 gramos, disponibles en breve en puntos de venta especializados por un precio recomendado de $149,95.

Más información | AfterShokz