Los frenos de disco en el pelotón vuelven al punto de mira tras la grave lesión de un ciclista en la París-Roubaix Espoirs

La implantación de los frenos de disco en el pelotón profesional ya lleva unos años gestándose con críticas y alabanzas a partes iguales. Allá por el año 2016, un accidente de Fran Ventoso en la París-Roubaix de aquel año, saldado con un enorme corte en la pierna producido por un disco de freno, puso en entredicho la peligrosidad de este sistema de frenado en pruebas de carretera donde los ciclistas suelen rodar muy juntos entre sí.

En TodoMountainBike: Los frenos de disco en el pelotón vuelven al punto de mira tras la grave lesión de un ciclista en la París-Roubaix Espoirs
Matteo Jorgenson en el Hospital Center de Cambrai.

Igual que sucedió con Fran Ventoso, el último caso de accidente grave producido supuestamente por un disco de freno lo ha protagonizado el Sub-23 Matteo Jorgenson durante la disputa de la París-Roubaix Espoirs celebrada el pasado 2 de junio. El ciclista del Jelly Belly se vio obligado a abandonar la carrera tras sufrir un grave corte en la pierna derecha producido durante el choque con otro ciclista.

Según explica el propio Jorgenson en las redes sociales: "La Roubaix Espoir se acaba para mí para mí. Esperando una cirugía debido a un disco de freno. No creía que podían hacer esto hasta que me pasó a mí". El mensaje en cuestión está acompañado por una espeluznante fotografía en la que se aprecia la profunda herida producida por el rotor.