General

Las seis reglas de oro para dormir mejor por la noche y despertarse con energía

Al seguir estos consejos simples pero efectivos, se puede establecer una base sólida para mejorar la calidad del sueño y despertar cada mañana con fuerzas renovadas.

El sueño es un aspecto fundamental de la salud y bienestar general, pero para muchas personas, una noche de descanso reparador no es tan fácil de conseguir. Desde el estrés hasta los hábitos poco saludables, hay varios factores que pueden interferir con la calidad del sueño. Por ello, nada mejor que conocer los mejores consejos respaldados por la ciencia para dormir mejor por la noche y despertar con energía renovada cada mañana.

Las seis reglas de oro para dormir mejor por la noche y despertarse con energía
Dormitorio. Imagen: Ferenc Keresi / Pixabay

Seis reglas para dormir mejor

Lo primero que hay que hacer es establecer una rutina de sueño consistente. Para bien o para mal, el cuerpo humano ama la rutina, especialmente cuando se trata del sueño. Lo mejor es acostarse y despertarse a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Esto ayuda a regular el reloj interno y mejora la calidad del sueño a largo plazo.

El entorno de sueño juega un papel crucial en la calidad del descanso. Por este motivo, es muy importante crear una especie de santuario del sueño en el dormitorio. Hay que mantener la habitación fresca, oscura y tranquila. También se puede considerar la posibilidad de usar cortinas opacas, tapones para los oídos o una máquina de ruido blanco para bloquear los sonidos molestos y crear un ambiente propicio para dormir.

La luz azul emitida por dispositivos como teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras puede interferir con la producción de melatonina, la hormona del sueño. Por este motivo, es muy importante limitar la exposición a dispositivos electrónicos al menos una hora antes de acostarse o utilizar aplicaciones que reduzcan la luz azul.

El estrés y la ansiedad también pueden dificultar el sueño. Dedicar tiempo antes de acostarse a actividades relajantes, como la meditación, la respiración profunda, el yoga o la lectura de un libro, puede ayudar a conciliar el sueño. También se pueden probar técnicas de relajación muscular progresiva para liberar la tensión acumulada en el cuerpo.

El ejercicio regular puede mejorar la calidad del sueño, pero es muy importante evitar realizar actividades vigorosas justo antes de dormir, ya que pueden estimular el cuerpo en lugar de relajarlo. Lo más recomendable es terminar de hacer ejercicio al menos unas horas antes de acostarse para permitir que el cuerpo se enfríe y relaje adecuadamente.

La cafeína y el alcohol pueden interferir con la capacidad para conciliar el sueño y mantenerlo durante la noche. Limitar el consumo de cafeína durante la tarde y la noche, y evitar el alcohol varias horas antes de acostarse, son las dos recomendaciones a seguir para mejorar la calidad del sueño.

Dormir bien es esencial para la salud física y mental. Al seguir estos consejos simples pero efectivos, se puede establecer una base sólida para mejorar la calidad del sueño y despertar cada mañana con fuerzas renovadas para enfrentar el día con energía y vitalidad.

Ahora en portada

Más en General