Tener agujetas y orinar de color oscuro es peligroso: qué es la rabdomiolisis por esfuerzo

La rabdomiolisis es un trastorno producido por una alta desintegración de las fibras musculares. Las células musculares dañadas pasan al torrente sanguíneo causando serios problemas renales debido a algunas de las proteínas liberadas en sangre, tales como la mioglobina. La gravedad de los síntomas, que en general consisten en dolor, vómitos y confusión, depende del grado de daño muscular y de si se desarrolla o no una insuficiencia renal.

Este problema puede ser causado por enfermedades musculares hereditarias o infecciones, aunque normalmente aparece por haber realizado un esfuerzo físico superior a la capacidad del sistema músculo esquelético. Durante un entrenamiento intenso, se dañan las fibras musculares generando microrroturas que, con descanso y una correcta alimentación, el organismo se encarga de reparar, fortaleciendo mediante este ciclo de entrenamiento/recuperación los músculos entrenados.

Sin embargo, cuando se realiza un ejercicio físico extenuante, en lugar de provocar esas diminutas roturas en las fibras musculares, se produce necrosis muscular. Los residuos musculares pasan a la sangre y, a través del sistema circulatorio, llegan a los riñones. Algunas de las células musculares destruidas, tales como la proteína mioglobina, son muy dañinas para el riñón, pudiendo causar insuficiencia renal aguda según la intensidad del ejercicio físico y el grado de destrucción de los tejidos afectados.

En TodoMountainBike: Tener agujetas y orinar de color oscuro es peligroso: qué es la rabdomiolisis por esfuerzo
Ciclistas de montaña. Foto: Fabricio Macedo

El síntoma más característico que acompaña a una posible afectación por rabdomiolisis es, además de dolor agudo, movilidad reducida, confusión o vómitos, un color mucho más oscuro de lo habitual en la orina. La rabdomiolisis por esfuerzo se da en casos de entrenamientos severos en personas no habituadas a dicho esfuerzo, siendo frecuente también en personas que hacen uso de aparatos de electroestimulación sin tener los conocimientos necesarios para ello.

La mejor forma de prevenir la rabdomiolisis es regular la intensidad del ejercicio según las características físicas de cada persona, teniendo en cuenta que lo que funciona en un deportista puede resultar peligroso en otro. En el caso de la electroestimulación, hay que dejarlo en manos en un profesional o, en su defecto, hacer uso de programas de entrenamiento de baja intensidad para ir conociendo la respuesta del organismo.

La mejor opción siempre es entrenar de forma gradual, aumentando la intensidad del ejercicio según se va mejorando la capacidad muscular, y sobre todo manteniendo una correcta alimentación e hidratación antes, durante y después de los entrenamientos.

Este sitio web utiliza cookies analíticas, persistentes y de terceros con la finalidad de prestar una mejor experiencia de uso a los visitantes del sitio y de ofrecer anuncios personalizados. Si continúas navegando consideraremos que estás aceptando su uso. No obstante, puedes cambiar la configuración de las cookies u obtener más información en nuestra Política de Cookies. Acepto | Quiero saber más