Competición

Mathieu van der Poel gana la apelación contra la condena por agresión impuesta durante el Mundial de Ciclismo de Australia

Van der Poel solo queda sujeto a una orden de libertad condicional de 12 meses, tiempo en el que no debe cometer ningún delito, quedando anulada su sentencia por agresión y la prohibición de pisar suelo australiano hasta 2025.

Mathieu van der Poel fue multado y expulsado de Australia después de declararse culpable por una 'agresión común' que involucró a dos adolescentes en el hotel donde se hospedaba mientras participaba en el Mundial de Ciclismo celebrado en Wollongong el pasado mes de septiembre. Ahora, el tribunal de apelación le ha dado la razón y ha anulado su condena.

Mathieu van der Poel gana la apelación contra la condena por agresión impuesta durante el Mundial de Ciclismo de Australia
Mathieu Van Der Poel en el momento de su retirada en Wollongong. Foto: UCI

Se declaró culpable para poder salir del país

Todo comenzó la noche previa a la prueba de Gran Fondo del Campeonato del Mundo. Mathieu van der Poel, uno de los ciclistas que más miradas tenía puestas en el Mundial, se acostó temprano para poder levantarse en plena forma. Pero unos adolescentes le molestaron tocando continuamente a su puerta hasta que, de malas maneras, el neerlandés los reprendió.

La policía australiana se presentó en el hotel y terminó deteniendo al ciclista, que fue trasladado a comisaría y no pudo regresar a su habitación hasta pasadas las 04:00 de la madrugada. A pesar de todo, Van der Poel decidió tomar la salida en la prueba de Ciclismo en Ruta del Mundial, pero a los pocos kilómetros, se retiró de la carrera diciendo adiós a cualquier aspiración al título.

Aparte de ser arrestado y de tener que abandonar el Campeonato del Mundo de Wollongong, el ciclista neerlandés tenía que permanecer 6 semanas más en Australia ya que las autoridades del país le retiraron el pasaporte y, por tanto, no podía regresar a su país de origen hasta que le fuera devuelta dicha documentación.

Su abogado, Michael Bowe, fue capaz de agilizar los trámites burocráticos solicitando que se le dejase regresar a su país en un avión que ya estaba programado desde Sidney. Para ello, Mathieu van der Poel tuvo que declararse culpable y ser condenado por 'agresión común', además de asumir el pago de una indemnización de 1.500 dólares australianos a los dos adolescentes.

Tres meses después de todo este embrollo, Van der Poel ha visto revocada su sentencia tras ganar la apelación presentada. De este modo, solo queda sujeto a una orden de libertad condicional de 12 meses, tiempo en el que no debe cometer ningún delito, quedando anulada su sentencia por agresión y la prohibición de pisar suelo australiano hasta 2025.

Ahora en portada

Más en Competición